El Correo
Athletic Club

bilbao athletic

Un grave error de Simón condena al filial

El partido arrancó con el filial rojiblanco tratando de llevar el peso del encuentro.
El partido arrancó con el filial rojiblanco tratando de llevar el peso del encuentro. / Roberto Padilla
  • El Bilbao Athletic, que mereció más en su visita a Valdebebas, cae en la batalla de filiales ante el Castilla en un partido condicionado por el fallo del meta rojiblanco

Valdebebas acogió el encuentro entre Castilla y Bilbao Athletic. Un duelo de canteras. Un batalla por decidir quien manda en el grupo II de la Segunda B. ‘La Fábrica’ o Lezama. En esta ocasión se impuso la factoría blanca en un partido marcado por el grave error de Unai Simón.

El partido arrancó con el filial rojiblanco tratando de llevar el peso del encuentro. Circulando el balón y siendo los primeros en crear peligro. Villalibre avisó con un testarazo a bocajarro que Abad con una magnífica estirada despejó. Mandaba el Bilbao Athletic ante un Castilla que tenía problemas para detener a los cachorros. Sin embargo, en el minuto 34 el partido cambió. Simón controló en la frontal del área y al intentar colocarse el balón para despejar se trastabilló y perdió el esférico. Su fallo no lo desaprovechó Díaz que adelantó al Castilla. Un grave error del meta rojiblanco que volvía a la titularidad tras su suplencia ante el Mensajero.

Con el gol el conjunto blanco se soltó y comenzó a aproximarse al área rojiblanco. No obstante, salvo un disparo de Odegaard que paró Simón sin problemas el resto de las llegadas fueron sin peligro. Por su parte, el Bilbao Athletic continuó con su juego combinativo pero a pesar de llegar a las cercanías del área blanca no eran capaces de crear peligro. Solo un disparo raso de Córdoba que paró Abad antes de que concluyese la primera mitad.

Tras pasar por vestuarios el Bilbao Athletic continuó con la misma tónica. En los primero minutos de la segunda mitad tuvo el empate. Primero fue Tarsi pero su disparo desde la frontal se fue cerca del poste. Dos minutos después fue Olaetxea quien estrelló el balón en el travesaño.

Ziganda optó por dar entrada a Guruzeta; Undabarrena, que regresó tras su grave lesión; y a Urcelay, que debutó con el filial. Fue el primero quien tuvo el empate una vez más en sus botas, pero no supo resolver el mano a mano que tuvo con Abad. Los cachorros siguieron intentándolo hasta el final del encuentro pero no gozaron de más ocasiones claras. Una derrota que deja al filial bilbaíno fuera de los puestos de play-off.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate