El Correo
Athletic Club

Raúl García siempre está ahí

Raúl García celebra uno de sus goles. / Ignacio Pérez
  • Dos goles del navarro sellan la victoria del Athletic en El Sardinero y dejan bien encarrilada la eliminatoria de Copa

Si algo había quedado claro en estos dieciseisavos de Copa antes de que el Athletic saliera ayer a los Campos de Sport del Sardinero era que los grandes se habían tomado muy en serio esta eliminatoria. Salvo el Barcelona, que anda un poco despistado, el resto no habían perdonado. Goleada por aquí y goleada por allá. Sin tonterías. El equipo de Valverde no está para grandes alardes y no pudo llegar a tanto. Pero al menos ganó al Racing en un partido de Copa, algo que no conseguía en sus ocho últimos enfrentamientos, y dejó muy bien encarrilada la eliminatoria. De ello tuvo buena parte de culpa Raúl García, autor de los dos goles y ‘alma mater’ del equipo en El Sardinero. Se le echará de menos el domingo, lo mismo que a Aduriz, que tuvo una mala noche.

El Athletic es un equipo que se le venir de lejos. De ahí que sea muy importante observar sus primeras evoluciones en los partidos. En la mayoría de los casos, se pueden extraer conclusiones bastante acertadas. Ayer, por ejemplo, los rojiblancos eran muy conscientes de que les tocaba trabajar duro porque el Racing tenía la ilusión por las nubes y las gradas del Sardinero estaban convenientemente excitadas por el duelo vecinal. De manera que se pusieron a presionar con seriedad desde el pitido inicial; un síntoma inequívoco de que no querían sobresaltos y su intención era encauzar el partido lo antes posible. Y lo hicieron. En el minuto 11, Raúl García pescó en posición dudosa un rechace de Raúl, que no pudo detener una volea cruzada de Laporte, y abrió el marcador.

Por supuesto, fue inevitable que los aficionados rojiblancos celebraran ayer la presencia del navarro, aunque fuera por una causa de fuerza mayor como lo es el hecho estar sancionado para el choque del domingo ante el Eibar. Y es que en este tipo de partidos-trampa como el de ayer es quizá cuando más se agradece la presencia de futbolistas como Raúl García –o Aduriz, que también estaba presente–, es decir, tipos que no entienden de rivales menores o citas de segundo nivel, competidores feroces que no bajan la intensidad ni jugando una partida de tute con la familia en Nochebuena. Apoyado en ambos, el Athletic se puso a dominar con solvencia. No es que su juego fuera muy fluido, pero la presión permitía recuperar el balón en posiciones adelantadas y lanzarse al ataque con espacios. Susaeta no acertó en una llegada clara en el minuto 14 y Aduriz perdonó una doble ocasión poco después. Su segundo remate pegó en el poste.

El 0-2 parecía cosa hecha, pura cuestión de tiempo. Sin embargo, por uno de esos caprichos del fútbol lo que llegó fue el empate a uno. Una buena jugada por la derecha, con taconazo incluido de Coulibaly, terminó en un centro que Laporte desvió en mala postura. El balón le cayó a Javi Cobo y el canterano racinguista batió con un disparo seco a Iraizoz, que ocupó ayer el puesto de Herrerín y se perfiló como el portero para la Copa y la competición europea. El empate, celebrado con una explosión de júbilo por la hinchada cántabra, dejó un poco aturdidos a los rojiblancos. Vesga y Elustondo no acertaban a llevar el control y Eraso estaba perdido en la izquierda, donde Valverde le situó ayer en misión de reconocimiento.

Centro y gol

Todo el peligro llegaba por la derecha, donde Bóveda y Susaeta estaban muy activos. No muy acertados, es verdad, pero firmes y contumaces en sus propósitos. En el minuto 28, un maravilloso centro del eibarrés, que Raúl García aprovechó como deben aprovecharse los regalos caídos del cielo, colocó el 1-2 en el marcador. Valverde lo celebró con el corazón. No se fiaba nada del partido. Es más, veía apaches emboscados por todas partes. Y volver a ponerse en ventaja suponía un enorme respiro. Los recelos del técnico rojiblanco estaban justificados. El Racing es más que un Segunda B y jugaba con mucho ardor. O si no que se lo pregunten al exrojiblanco Peña, que se agarró un globo de tamaño aerostático con el árbitro porque no le pitó una falta. Y le cayó una amarilla.

El equipo de Viadero, en fin, no estaba muerto. Continuaba vivo y con ilusión, como demostró en el arranque de la segunda parte. En el minuto 49, Saborit salvó un gol olímpico que Iraizoz se tragó de mala manera y, en el 55, Aquino no supo definir, sólo frente al portero rojiblanco. Entre estas dos ocasiones, Aduriz tuvo la suya, salvada por un defensa racinguista bajo palos. Conclusión: allí había partido. La realidad, sin embargo, es que el juego se fue espesando, haciéndose cada vez más plomizo y perdiendo emoción a raudales. De hecho, apenas volvieron a producirse ocasiones en ninguna de las dos porterías. Muniain entró por Susaeta y luego Yeray lo hizo por Bóveda e Iturraspe por Elustondo. Los cambios no hicieron ninguna mella. El juego continuó languideciendo –el Racing se había quedado sin fuelle– hasta acabar convertido en un ir y venir soporífero. Desde la perspectiva del Athletic, se podría decir que esa fue su estrategia en la segunda parte: poner al partido una anestesia de caballo para conservar el resultado. Cuando se escuchó el pitido final,todo el mundo lo agradeció. Y no era para menos.

Directo

Raúl García ha sido el protagonista del partido con sus dos goles.

Imagen 519651534

RACING DE SANTANDER 1 - 2 ATHLETIC CLUB

Nada más por hoy. Gracias por haber vivido con nosotros la emoción de la Copa. Reciban un saludo!! Agur!!!

La vuelta de esta eliminatoria, ya lo saben, se disputará el próximo 22 de agosto en San Mamés, a las 21.00 horas.

Un partido con dos mitades muy diferenciadas. El primer periodo mucho más abierto, en el que llegaron los goles; y la segunda mitad, tras un inicio fuerte del Racing, el Athletic se ha hecho con el control y ha manejado el partido con solvencia.

Los rojiblancos encaminan bien esta eliminatoria copera gracias al doblete de Raúl García en la primera mitad.

EN EL SARDINERO: RACING 1 - 2 ATHLETIC

FINAL DEL PARTIDO

Balón para Raúl García, el centro al área... despeja la defensa en punto de penalti!!!

Eraso recupera casi en línea de fondo... fuerza el saque lateral.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate