El Correo
Athletic Club

Pase Histórico

A repetir la gesta de 1977

Iribar y Cruyff se saludan antes del comienzo del encuentro en San Mamés.
Iribar y Cruyff se saludan antes del comienzo del encuentro en San Mamés. / E. C.
  • Hace 40 años, en los cuartos de final de la Copa de la UEFA, el Athletic también viajó a Barcelona, como hoy, con una renta de 2-1. En un partido planteado al contraataque logró igualar los dos tantos de Cruyff (2-2) y clasificarse. Un precedente para la esperanza

Aunque sucedió hace 40 años, el Athletic tendrá un espejo en el que mirarse cuando esta noche (21.15 horas) salte al terreno de juego del Camp Nou para defender ese angustioso 2-1 que logró en el partido de ida y buscar su pase a cuartos de final de la Copa del Rey. Podrá acordarse de aquel 16 de marzo de 1977 en el que las huestes de Koldo Aguirre sellaron con un meritorio 2-2 una eliminatoria en la que ya se habían adelantado en San Mamés gracias a un penalti transformado por Dani.

Aquel partido en el Camp Nou fue épico. El Athletic dio un recital y según todas las crónicas el planteamiento de su entrenador fue ejemplar. Dani se quedó en el banquillo y el equipo fió toda su suerte al contraataque. Iribar, Guisasola, Alexanco, Goikoetxea, Escalza; Villar, Churruca, Irureta, Amorrortu (min. 80, Dani), Rojo II (min. 87, Lasa), y Rojo I fueron los que concretaron la gesta de meterse en las semifinales de la Copa de la UEFA. Dos remates de cabeza espectaculares de Irureta anularon el doblete de Cruyff, a pesar de estar vigilado de cerca por Villar, su sombra habitual por aquellos tiempos. «Toda la Europa futbolística mirará hoy con asombro hacia Bilbao», rezaba la crónica de EL CORREO del día después.

Para los curiosos, ahí va la alineación de los derrotados, con mucho lustre en la zona de ataque. Artola, Ramos, Costas, Amarillo, Olmo, Neeskens, Heredia, Sánchez, Cruyff, Asensi y Rexach.

Todo había comenzando en la segunda mitad del partido de San Mamés, cuando Dani se escapó por la izquierda y fue objeto de un claro penalti al ser derribado por el mediocentro blaugrana Sánchez. El propio extremo decidió ejecutar la pena máxima. Era el 2 de marzo de 1977 y el marcador reflejaba empate a uno entre Athletic y Barcelona, en un encuentro donde estaba en juego el pase a la semifinal de la Copa de la UEFA. El futbolista rojiblanco no falló desde el punto fatídico y engañó al portero Mora con un disparo a su derecha.

Sería el tanto de la victoria de una tarde que pasaría a la historia del club bilbaíno. La Catedral vibró tras el triunfo por dos a uno ante el todopoderoso Barcelona de Johan Cruyff. En la vuelta conseguirían dar por buena esa victoria, pero todo el mundo era muy cauteloso al finalizar el partido de San Mamés porque el 2-1 tampoco daba un margen muy amplio para la vuelta. Encajando un uno a cero en la Ciudad Condal el Athletic estaría eliminado. «Seguimos teniendo las mismas posibilidades que ellos», apuntó de forma prudente el técnico rojiblanco Koldo Aguirre, aunque a su vez trataba de mostrarse optimista tras ya haber ganado en Barcelona en la Liga aquella temporada.

Incluso Rinus Michels, entrenador blaugrana, reconoció que la derrota había «sido justa». «El primer tiempo del Athletic me ha impresionado, ha sido el mejor fútbol que he visto de un equipo español esta temporada», dijo.

Hace de todo eso 40 años, pero es la última vez que el Athletic ha sido capaz de eliminar al conjunto catalán con ese estrecho margen obtenido en casa y teniendo que visitar el Camp Nou en la vuelta de la eliminatoria. Aquel pase a semifinales de la Copa de la UEFA sucedió en una temporada histórica donde los leones perdieron la final europea ante la Juventus por la regla del doble valor del gol visitante, y también la final de Copa ante el Betis en la tanda de penaltis.

En Copa los precedentes son más lejanos. En esa competición, la última vez que el Athletic Club eliminó al conjunto catalán con dicha renta en la ida fue nada más y nada menos que en 1930, cuando se necesitó un tercer partido de desempate en Zaragoza, donde los leones ganaron por cuatro a cero. Han pasado 87 años, pero cualquier ejemplo vale.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate