El Correo
Athletic Club

guardará la memoria rojiblanca

Arrancan las obras del museo de San Mamés cuando debería estar acabado

Estado del interior del futuro museo del Athletic.
Estado del interior del futuro museo del Athletic. / Luis Ángel Gómez
  • Los trabajos para la habilitación del espacio comenzaron el pasado martes y se espera que abra en verano

Las obras para habilitar el museo del Athletic en La Catedral arrancaron el pasado martes, cuando la instalación ya debería estar inaugurada, según los planes iniciales que manejaba la sociedad San Mamés Barria. Después de acumular múltiples retrasos –se ha hablado de varias fechas para su apertura, todas incumplidas hasta el momento–, el espacio que guardará la memoria rojiblanca empieza a tomar forma. A priori, se espera que abra en abril.

En el extinto San Mamés, este espacio abrió en mayo de 2003, para cerrar con su desaparición, en 2013. El proyecto de construcción del campo incluía la instalación de una estructura moderna, con recuerdos de las épocas pasadas, y vídeos históricos de los mejores momentos de una entidad con 119 años de historia. Presupuesto en 3,3 millones de euros, y situado entre las puertas 19 y 20, entre la Tribuna Sur y Este, la primera fecha barajada para la apertura se situó en la primavera de 2015. Es más, a finales de noviembre de 2014, el presidente del club, Josu Urrutia, en la inauguración de la tienda del campo rojiblanco, aseguró que «el museo abrirá en un futuro a corto plazo». No ocurrió, sin embargo.

Los trabajos no arrancaban, y se calculó que el estreno se podría producir a finales de 2016 o a principios de este año que acaba de arrancar. Tampoco. Lo que ha ocurrido es que las obras sí han echado a andar. De esta manera, las previsiones hablan de que los primeros visitantes del museo puedan acceder a este moderno recinto en el verano de 2017.

Una de las causas del último retraso es el agrandamiento de la cubierta de San Mamés para reducir el impacto de la lluvia, para evitar que un gran número de aficionados se mojaran. En mayo comenzó esta actuación, que ha absorbido 12,6 millones de euros y se finalizó en octubre. Ese tajo obligó a dejar de lado el museo, una de las últimas infraestructuras que se van a terminar en el nuevo templo vizcaíno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate