El Correo
Athletic Club

liga | fútbol

Un pulso muy serio

fotogalería

Raúl García agradece el apoyo de San Mamés tras el empate. / Ignacio Pérez

  • Un golazo de Griezmann impide la victoria de un Athletic firme y trabajador que supo competir de igual a igual con el Atlético

No se puede dudar de la respuesta del Athletic en San Mamés, sobre todo ante los rivales de postín. Ni siquiera cuando le pesan las bajas. El equipo siempre compite en esos casos y volvió hacerlo ayer ante un Atlético que continúa siendo un bloque de pedernal pero parecer haber perdido filo y quizá algo de esa convicción de secta que le hacía invulnerable.

Siguiendo la tradición, el partido fue un cuerpo a cuerpo sin concesiones y esta vez terminó con un 2-2 que, siendo lógico y justo, dejó a los dos equipos algo cariacontecidos. Al Atlético, porque no supo imponer su ley en un choque que se le puso en franquicia casi desde el pitido inicial. Y al Athletic, porque tras hacer lo más difícil, como es remontar un 0-1, vio cómo Griezmann le golpeaba con un zurdazo soberbio desde fuera del área en el minuto 79, cuando ya comenzaba a acariciar la victoria. No deben lamentarse, pese a todo los rojiblancos. Aunque valga lo mismo, el punto de ayer nada tiene que ver con el conseguido hace una semana en Leganés. Suman igual, es cierto, pero uno incitaba a la depresión y otro a la esperanza de una segunda vuelta fecunda.

Encajar un gol a los dos minutos siempre es un serio contratiempo. Ante el Atlético es algo peor. Es un certificado de sufrimiento, como salir de excursión al desierto y olvidarte en casa la cantimplora. El Athletic pudo comprobarlo ayer, cuando en la primera aproximación de los colchoneros un centro-chut de Koke se envenenó, Balenziaga no llegó al despeje e Iraizoz, fuera de sitio, vio cómo el balón se colaba ante el pasmo de la afición rojiblanca. Así las cosas, el equipo de Valverde se obligó a nadar contracorriente antes de haber roto a sudar, mientras el de Simeone disfrutaba del contexto propicio, del guión que más le gusta interpretar en los partidos: verse en ventaja y aprovechar la solidez de su armadura para ir desgastando, poco a poco, las fuerzas y la paciencia del rival.

El Athletic hizo lo único que podía hacer: remangarse y trabajar. Era cuestión de echar mucho carbón a la locomotora y de evitar que el Atlético diera algún nuevo disgusto al contragolpe. Tenía gente para hacerlo. Simeone no se había guardado nada. Saúl y Carrasco ocupaban las bandas, con Griezmann y Gameiro como estiletes. Por detrás, Koke repartía juego y Gabi repartía un poco de todo, como en botica. Eran futbolistas temibles, capaces de hacer mucho daño, pero salvo un magnífico contragolpe en el minuto 28 que Carrasco no acertó a culminar, apenas volvieron a inquietar a Iraizoz. El Athletic, con Iturraspe al mando, cerró bien los espacios y acabó apoderándose del balón. A los madrileños no pareció preocuparles. En el fondo, se sentían cómodos. El Athletic era demasiado predecible en su juego como para darles miedo. Algún susto sí, como el que les dio su excompañero Raúl García en un trallazo desde fuera del área, pero miedo, realmente no.

Fue la suya una mala lectura de la situación. Demasiado cicatera. Y es que el Athletic no es uno de esos equipos ante los cuales el Atlético puede estar defendiendo un 0-1 hasta que haya vida en Marte. Tiene buenos futbolistas, una hinchada que le empuja sobre todo en las situaciones comprometidas y un corazón de león más que acreditado. El equipo de Valverde no se dejó vencer por las dificultades y continuó insistiendo en busca del empate. Muniain, muy activo, agradeciendo una vez más su posición en la media punta -Raúl García comenzó en la banda derecha-, fue quien mejor encarnó ese espíritu indomable que acabó teniendo premio de la manera más insospechada y en el momento más adecuado. Fue en el minuto 42. Williams cedió un balón a Lekue dentro del área y el bilbaíno, que hasta entonces había pasado muy desapercibido en el carril del 10, lo hizo perfecto: regate y disparo soberbio. Un golazo.

La segunda parte cumplió con las altas expectativas que había dejado el 1-1. A ninguno de los dos equipos le valía el resultado y estaba claro que la batalla iba a ser vibrante, como suelen serlo siempre estos clásicos en San Mamés. El Atlético se estiró y el Athletic respondió con firmeza. El pulso estaba igualadísimo. Los de Valverde, sin embargo, acertaron a golpear primero en una jugada que dijo mucho y bueno sobre ellos. Raúl García recibió un balón por la derecha, banda en la que ayer trabajó a destajo intercambiando a veces su posición con Williams. Su centro fue una maravilla. Como lo fue el cabezazo de De Marcos llegando en carrera. No se lo creía el de Laguardia, que no es precisamente Fidel Uriarte en esa tesitura.

Simeone reaccionó tirando de banquillo. Fernando Torres salió justo tras el 2-1 en lugar de Gabi y luego lo hicieron Correa y Gaitán por Carrasco y Gameiro, que no acaba de ser el estoqueador letal que fue en el Sevilla. Aunque los colchoneros apretaron, el Athletic no cedía. Su trabajo defensivo fue de los más precisos de la temporada. Y eso que Txingurri tardó mucho en refrescar a su tropa. De hecho, no hizo los dos primeros cambios hasta el minuto 82, algo muy extraño sobre todo en el caso de Williams, que para la hora de juego ya estaba fundido. Al fin, sin embargo, los rojiblancos no tuvieron el premio deseado. Se lo impidió Griezmann. Aunque no había hecho un partido para echar cohetes, el francés siempre aparece en San Mamés, puntual con la guadaña. Qué se le va a hacer.

Directo

ATHLETIC 2 - 2 ATLÉTICO DE MADRID

Nosotros nos despedimos aquí. Gracias por habernos acompañado una jornada más. Un cordial saludo!! Agur!!!

El Athletic suma un puntito más a su casillero, se queda con 29, a dos de zona europea.

Koke fue el encargado de abrir el marcador a los 2 minutos; Hubo que esperar casi hasta el descanso para ver el golazo de Lekue que puso el empate 1-1; Ya en la segunda mitad, De Marcos cabeceó magistralmente el 2-1 en el 56'; Pero Griezzmann, en el 80', se sacó un gran disparo para colocar el que ha sido el definitivo 2-2.

Reparto de puntos entre leones y colchoneros en un partido vibrante, muy igualado y con emoción hasta el final.

ATHLETIC 2 - 2 ATLÉTICO DE MADRID

FINAL DEL PARTIDO EN SAN MAMÉS

Susaeta saca desde el lateral... roban los colchoneros... recupera el Athletic... pero no hay tiempo para más.

92. Es finalmente banda... la amarilla ha sido por protestar.

Se lo llevó por delante, entrando con todo.

92. Susaeta mete en largo para Villalibre, que es derribado por Giménez!!!! Amarilla!!!!

Bien defendido Torres por Lekue.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate