El Correo
Athletic Club

Yo juego, tu marcas

Yo juego, tú marcas

Esta es la triste historia de la mejor primera parte a domicilio. El mundo al revés. El Athletic jugó un partido con ocasiones enormes, más futbol y una presión que desesperó a los culé, pero un error garrafal de Gorka entregó la cuchara y avivó el desánimo.

Demasiadas fieras

A pedir de boca, eso es lo que pensará Luis Enrique al ver cómo salió de la jungla ante once leones hambrientos, aunque fallones, y que con solo dos fieras como Neymar y Messi resolvió un dilema complicado. Marcó hasta Álcacer, parece pitorreo.

Los indignados

El que no llora no mama, dice el refrán. Ahora no protestan los jugadores del Barça porque se saben intocables. Los árbitros les tienen más respeto que un hijo a su padre cuando llega tarde a casa. Un campo que patalea de continuo y se está convirtiendo en un teatro de pueblo: será por efecto de la globalización.

González González

Un profesional. Hizo lo que quiso el Camp Nou, ni más ni menos, respetar a sus estrellas e ignorar al Athletic en una acción vergonzosa, que en contra no le hubiese temblado el pulso para señalar penalti y expulsión. Estuvo cobarde y nos enseñó tarjetas ‘black’ de esas que regalan.

Espinillera de oro

para Iturraspe que sigue su línea ascendente. Fue un timón.

Lo mejor

La puesta en escena de la primera parte, los leones merecieron más.

Lo peor

Los malos reflejos de Gorka Iraizoz, el segundo gol le mató anímicamente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate