El Correo
Athletic Club

Otro premio a la insistencia

  • El Athletic remonta sobre la bocina con un gol en fuera de juego de Aduriz a un Deportivo que pagó su conservadurismo en la segunda parte

A este paso, los cronistas acabaremos viniendo a San Mamés con un plantilla preparada ex profeso para victorias como la de este sábado, tan similar a la cosechada ante el Sporting hace dos semanas. El guión es bien conocido. Una primera parte en la que el rival es superior y se adelanta en el marcador mientras el Athletic deambula por el campo entre los chirridos de sus diferentes goznes y los bostezos del graderío. Y una segunda mitad en la que el rival recula de mala manera y los rojiblancos se van viniendo arriba poco a poco gracias a la aportación de algunos de sus futbolistas -Muniain, Susaeta y Aduriz, por ejemplo-, hasta terminar remontando. Este sábado lo consiguieron sobre la bocina y en posición de fuera de juego, para lo cual hace falta suerte, sin duda, pero también una virtud que nunca le falta a la tropa de Valverde: su capacidad de insistencia. Gracias a ella puede celebrar los estupendos números que tiene como local, que son los que le están sosteniendo durante toda la temporada.

El Athletic salió a verlas venir. Es algo que comienza a ser una costumbre. Lejos de hincar el diente rápido al partido, los rojiblancos prefieren últimamente contemporizar, dejar que pase el tiempo y todo se vaya abotargando. Comienzan a ser unos especialistas en neutralizar el juego. Ni para ti, ni para mi. Así fueron los primeros 25 minutos, un ir y venir inocuo de los dos equipos, aburridísimo. Ordenado y con empaque, el Deportivo vivía de la calidad de Emre, que teniendo en cuenta los terrícolas que tenía alrededor parecía llegado de otra planeta. A los gallegos, sin embargo, les faltaba profundidad, quizá porque habían venido a Bilbao con la calculadora y tenían miedo a arriesgar demasiado pronto. San Mamés sigue imponiendo mucho respeto.

En el caso del Athletic, se podía hablar de viejos problemas. Ya se sabe que sin velocidad y unas décimas precisas de fiebre, los rojiblancos se acaban desfigurando ellos mismos, sin necesidad de ayuda exterior. Sufren para sacar el balón jugado y no encuentran nada en las bandas, de donde sólo llega, de vez en cuando, algún centro defectuoso. Muniain empezó esta vez en la izquierda, pero Valverde lo acabó centrando pasado el cuarto de hora para ver si tocaba un balón o hacía algo de provecho. Williams, por su parte, tenía uno de esos días en los que hace comprensible el debate de si es un jugador para salir desde el principio o es mejor utilizarlo como revulsivo cuando los rivales ya están tocados del ala y un atleta como él puede resultar devastador. El caso es que el Athletic era incapaz de hacer una ocasión ante la portería de Tyton. A Aduriz se le veía frío el día de su 36 cumpleaños. Mala señal.

Las dos primeras oportunidades llegaron en la de Gorka Iraizoz y tuvieron como protagonista a Andone. A los 26 minutos, tuvo una buena opción desde la media luna, pero le salió un disparo flojo y mal colocado. Poco después, pasado la media hora, el delantero rumano perdonó la vida al Athletic fallando un mano a mano fácil ante el portero navarro. Los cientos de aficionados deportivistas presentes en La Catedral se tiraban de los pelos y con razón. La jugada generó una serie de ondas concéntricas, como una piedra lanzada a un estanque. El equipo de Garitano, con Carles Gil y Emre como maestros de ceremonias, comenzó a crecerse, cada vez más convencido de que podía hacer daño. La verdad es que tenía razones sobradas para creerlo.

El Athletic, por su parte, se fue sintiendo cada vez más incómodo e inoperante. Ninguno de sus futbolistas salía al rescate y San Mamés comenzaba a torcer el gesto. Un gran cabezazo alto de Raúl García en el minuto 40 tras el primer pase decente de Williams animó un poco a los locales, pero el Deportivo seguía a lo suyo. Y Emre más que ningún otro. Tuvo que ser el turco, con un chutazo fuera del área que se envenenó tras tocar en Yeray el que inaugurara el marcador poco antes del descanso. De este modo, el Athletic se encontró con una situación idéntica a la del partido contra el Sporting. Idéntica en el marcador, se entiende. Porque había diferencias. El Deportivo era más equipo. Y Williams no estaba fresco y rebosante para saltar desde el banquillo con la cimitarra. Ya se había desgastado.

Pese a todo, los de Valverde volvieron a lograr la remontada. Mucha culpa de ello la tuvo la actitud roñosa de los visitantes. El Deportivo se olvidó de atacar y dejó que el Athletic se creciera. Con lo bien que conoce Garitano a los rojiblancos parece mentira que no dejara claro a sus pupilos que su única posibilidad de salir victoriosos de San Mamés pasaba por continuar siendo valientes, creando ocasiones de gol y a ser posible marcando el segundo gol. Ponerse a especular era un riesgo mucho mayor. Un suicidio, como se demostró. Mal vigilado, Muniain comenzó a encontrar espacios y a hacer mucho daño. Su actitud fue inmejorable en el sentido de echarse al equipo al hombro. Por otro lado, a Valverde le funcionaron ayer los cambios, algo que no le sucedió a su colega del otro banquillo.

La entrada del desahuciado Susaeta en lugar de Beñat fue decisiva. Un gran centro del eibarrés, poco después de saltar al campo, propició el cabezazo de Aduriz que Muniain rebañó para firmar el empate en el minuto 70. El gol de la victoria, ya casi al filo del descuento, tuvo a los mismos protagonistas. No había estado bien el delantero donostiarra en el día de su cumpleaños. Al final, sin embargo, pudo darse el mejor regalo sin que Melero López quisiera aguarle la fiesta. Un detalle.

Directo

ATHLETIC 2 - 1 DEPORTIVO

Nada más por nuestra parte. Gracias por habernos acompañado una semana más. Saludos!! Agur!!!

35 puntos para el Athletic, que se coloca en la séptima posición, igualado al Villarreal, sexto aunque con un partido menos.

El partido no ha sido el mejor de los de Ernesto Valverde. En el primer periodo se dejó llevar por el ritmo marcado por el Deportivo, viendo cómo los gallegos se marchaban a la caseta con ventaja gracias al golazo de Çolak.
Ya en la segunda mitad, y de la mano de Iker Muniain, el equipo ha logrado completar la remontada. El propio Iker puso el empate aprovechando un rechace tras sensacional cabezazo de Aduriz. Y el ariete donostiarra ponía el 2+1 en el 89', dando la victoria al Athletic y festejando como se merece su 36 cumpleaños.

Remontada rojiblanca en la segunda mitad, gracias a los goles de Muniain en el 71' y de Aritz Aduriz en el 89'.

ATHLETIC 2 - 1 DEPORTIVO

VICTORIA DEL ATHLETIC!!

FINAL DEL PARTIDO!!!

Fajr quería armar el disparo, pero le quitó el balón desde atrás San José...

Últimos segundos de partido...

Sale a la contra el Athletic... Villalibre en la frontal, no puede superar a su par!!!

Anticipa bien Laporte para cortar esa pelota en banda izquierda

Está perdiendo demasiado rápido el balón el Athletic. Debería tratar de conservarlo más tiempo.

Agotados ya 2 de los 4 minutos extras

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate