El Correo
Athletic Club

reacciones

El alcalde de Bilbao lamenta los «indignantes incidentes» antes del partido

fotogalería

/ EFE

  • Juan María Aburto expresa su repulsa por los actos violentos protagonizados por los hinchas del Apoel y del Athletic

Los enfrentamientos protagonizados por hinchas radicales del Apoel de Nicosia y del Athletic antes de que el jueves se enfrentarán ambos equipos en San Mamés, fueron condenados ayer por el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, quien se refirió a ellos como «incidentes indignantes».

El máximo mandatario municipal de la capital vizcaína aprovechó estos hechos para hacer un llamamiento a las aficiones de los clubes a que actúen movidos «por comportamientos basados en la convivencia» y en los valores. Aburto recordó la campaña de la UEFA con el lema 'Respect' y expresó la necesidad de exigir a los hinchas «que se respeten» para que los eventos deportivos sean «altavoz de valores y no altavoz de incidentes».

El alcalde felicitó al Athletic por su victoria( 3-2) y le deseó suerte para que pueda superar la eliminatoria el próximo jueves en el partido de vuelta y así Bilbao tenga una «nueva oportunidad» de acoger a otro equipo europeo en octavos de final de la Europa League.

Juicio rápido

Los altercados, que se produjeron en las cercanías de San Mamés, tanto en los prolegómenos del partido como después, se saldaron con tres hinchas chipriotas detenidos, el último de ellos al término del encuentro. Tras pasar por dependencias de la Ertzaintza fueron puestos en libertad con la obligación de comparecer hoy en un juicio rápido, acusados de desórdenes y atentado.

Los disturbios comenzaron después de que la Policía vasca desplegara en la Plaza Moyua un amplio dispositivo de seguridad para acompañar hasta San Mamés a la expedición de aficionados del Apoel, un millar de personas que marchaban encabezadas por los más ultras. Algunos seguidores chipriotas arrojaron botellas a los viandantes y los ertzainas.

Al llegar a la calle Felipe Serrate los esperaban decenas de radicales rojiblancos. Unos y otros cruzaron insultos y se lanzaron botellas, lo que obligó a la Ertzaintza a cargar. De las tres personas que resultaron heridas en los incidentes, todas de carácter leve, dos eran ertzainas que sufrieron contusiones. El tercer lesionado fue un seguidor chipriota que presentaba una herida en la cabeza y hubo de ser evacuado a un centro hospitalario.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate