El Correo
Athletic Club

Sana que sana

El Athletic encuentra el bálsamo que necesitaba a cuenta de un Granada que nos cortó la respiración en dos momentos puntales, pero que parecía resignado a pagar los platos rotos de Nicosia. Una victoria no para recordar, pero sí merecida y necesaria.

Una cesión

Tras empatar el partido el Granada por una flojera defensiva, esta vez la remontada no respetó el modelo clásico y se consiguió con un gol atípico pero que marcaba la senda de la victoria. Lekue aflojó las corbatas de la afición y disfrazó el descanso.

¡Mi casa!

Para los leones jugar en San Mamés este año es como para un niño disfrutar del calor de su habitación con los aitas aplaudiendo sus gracias. Los números son de récord. En esta ocasión todos los fallos fueron goles. La Catedral aplaudió la entrega de una merecida placa a Valverde por su registro en el banquillo local, con la sorpresa de su primera y última apuesta: Iraola y Villalibre.

Trujillo suárez

El canario, pensando en el carnaval, no quiso enterrar la sardina y pitó a favor de obra. Fue generoso en algunos lances con el Athletic y mostró tarjetas para todos los gustos, una de ellas incluso de banquillo para Williams, y todas en el segundo tiempo.

Espinillera de oro

para Susaeta por su implicación en la primera parte.

Lo mejor

La fe de San Jose en el 3-1.

Lo peor

El sonido del poste que pudo suponer el empate a dos. Temblores.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate