El Correo
Athletic Club

liga

Sin goles no hay paraíso

Raúl García y Etxeita tratan de rematar en un momento del partido. / Luis Ángel Gómez
  • El Athletic ofrece su mejor nivel fuera de casa y domina con claridad al Sevilla, pero su incapacidad de cara a puerta le vuelve a condenar a la derrota

En principio, había que tener un optimismo a prueba de desastres nucleares para confiar en que el Athletic fuera a romper su horrible racha a domicilio justo en el Sánchez Pizjuán, uno de sus campos malditos, y frente al Sevilla de Sampaoli. Para conseguirlo –y con cinco titulares de baja, además– todos pensábamos que los rojiblancos necesitaban ayer una de esas extrañas confluencias astrales que acaban provocando el suicidio masivo de alguna secta de chiflados. Y no. Tampoco era para tanto. Hubiera bastado con un mínimo de lucidez en ataque y unos pocos gramos de pegada. Justo lo que le faltó una vez más al Athletic, que firmó su mejor actuación fuera de casa y dominó la mayor parte del partido, pero no pudo evitar la derrota. Una más fuera de casa, donde el equipo de Valverde ya suma cinco partidos consecutivos de Liga sin marcar. Una de esas estadísticas que sólo producen ganas de bajar la persiana o dedicarse a la vida contemplativa por mucho que los jugadores salieran ayer, eso dicen, muy reforzados en su estado de ánimo.

El Sevilla, decepcionante, vivió de un gol tempranero de penalti y de la combustión de las gradas. Futbolísticamente, los de Sampaoli solo aprobaron en el arranque, cuando salieron bufando y arrugaron a un Athletic al que le faltó tiempo para ajustar su presión y deshacer las oleadas en ataque que dibujaban los andaluces. A los cuatro minutos, Jovetic pudo abrir el marcador en un cabezazo que se le fue alto por centímetros. A los ocho, el montenegrino volvió a fallar. Esta vez se encontró con una mano providencial de Iraizoz. La cosa empezaba a pintar mal y acabó por oscurecerse poco después, cuando Etxeita cometió un penalti de colegial sobre Vieto. Jovetic tiró por el medio y se encontró con un inspirado Iraizoz, que despejó con el pie. El problema es que Iborra estaba al quite, ganó a Yeray en el abordaje del rechace –la realidad es que entro al área antes de tiempo – y marcó el 1-0. Hay que entender la tristeza del portero rojiblanco, a quien los penaltis le sientan como los fusilamientos del 2 de mayo a los prisioneros madrileños. Para uno que detiene no sirve de nada.

El gol local obligó a temerse lo peor. Los más aprensivos de entre los bilbaínos ya presagiaban una escabechina inevitable. El Athletic, sin embargo, supo levantarse. Fue un proceso lento, pero firme y sostenido. Su presión adelantada empezó a dar frutos. Sobre todo, uno muy importante: sacar el balón jugado se convirtió en una tortura para el Sevilla. Nasri estaba desconectado y Kranevitter, una de las sorpresas del once, no daba el nivel. Los rojiblancos olieron la sangre. Digámoslo así para darle un poco de épica. El caso es que se quedaron con el balón y descubrieron una vía de agua en la estructura defensiva del Sevilla, el lateral izquierdo de su defensa. Lekue, que juega mucho mejor cuando puede galopar sin mirar atrás, no se cansó de prosperar por su costado. Un pase suyo a Raúl García en el minuto 25 se convirtió en la primera ocasión del Athletic. Cabeceó muy bien el navarro, pero el balón se fue al poste.

Méritos

La jugada terminó de convencer de sus posibilidades a los pupilos de Valverde. Tenían un plan y podía funcionar. El Sevilla no era ni mucho menos invulnerable. Le crujían las costuras. Su entrejuego era bastante primario. En realidad, los de Sampaoli vivían de sus ráfagas en ataque y de su fortaleza mental. El Athletic acabó por dominar el juego con solvencia. Tenía su mérito, sin duda. De hecho, era más de lo que muchos habían imaginado antes del partido. Pero no era suficiente. Había que crear ocasiones y marcar alguna. ¿Sería posible esta vez? Dos tiros defectuosos de Williams antes del descanso hicieron temerse lo peor. Otro día de desperdicio en la oficina.

Esta sensación se mantuvo desde que arrancó la segunda parte. El partido se convirtió en un toma y daca, con idas y venidas hacia ambas áreas. El Athletic, sin embargo, estaba un cuerpo por delante, acumulando méritos como no lo había hecho a domicilio en casi toda la temporada. O mejor dicho: como sólo suele hacerlo ante los equipos grandes, aquellos contra los que se obliga a dar lo mejor de sí mismo. Fueron pasando los minutos y el Athletic terminó por meter en su madriguera al tercer clasificado de la Liga y obligarle a resistir como buenamente podía con el apoyo de su público. El famoso poderío físico de los sevillanos se convirtió pronto en un cansancio casi general y se prepararon para sufrir. Y lo hicieron. Acabaron perdiendo el tiempo y defendiendo como gatos panza arriba frente a un Athletic que lo intentó sin cesar, sobre todo por la banda derecha, donde Susaeta entró de refresco. Nadie puede discutir a los rojiblancos su derroche, ni su corazón, ni los méritos contraídos para sacar un mejor resultado. En el fútbol, sin embargo, cuentan los goles. Suele decir Valverde que lo importante es hacer ocasiones. Puede ser verdad. Ahora bien, si no se marcan nunca, lo importante será eso, esa evidente incapacidad.

Directo

SEVILLA 1 - 0 ATHLETIC

Hasta entonces, reciban un cordial saludo. Agur!!!

La próxima cita, el domingo a las 20.45 horas en San Mamés, para medirse al Málaga y poner punto final a esta 'semana andaluza', con Granada, Sevilla y Málaga.

Al menos hoy, se ha ofrecido una buena imagen, muy distinta a otros encuentros disputados lejos de La Catedral. Entrega, pelea, lucha... pero ha faltado el gol.

El Athletic, mientras, se queda en octava posición, con esos 38 puntos.

El solitario gol de Iborra al filo del cuarto de hora deja los tres puntos en Sevilla. Los andaluces siguen en la pomada con el trío de cabeza.

Derrota no merecida de los de Ernesto Valverde. Hoy el Athletic ha ofrecido, seguramente, su mejor versión lejos de San Mamés.

Protestando los rojiblancos, porque el colegiado no ha añadido todo el tiempo que ha estado parado el partido en el descuento...

SEVILLA 1 - 0 ATHLETIC

FINAL DEL PARTIDO

Puede ser la última del Athletic... Susaeta la pone... toca Raúl García pero sin precisión...

A punto de llegar al 94'....

Balón colgado arriba... no llega San José a tocar. Es banda para el Sevilla.

Iborra en profundidad para Ben Yedder... fuera de juego!!!

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate