El Correo
Athletic Club

en liga

Más de tres meses sin marcar fuera

Raúl García ha sido el último jugador en marcar a domicilio en la Liga.
Raúl García ha sido el último jugador en marcar a domicilio en la Liga. / FERNANDO GÓMEZ
  • El Athletic encadena cinco partidos de Liga fuera de San Mamés sin anotar, una racha sin precedentes en 25 años

El Athletic es fuerte en San Mamés. Sin embargo, cuando los hombres de Ernesto Valverde salen de su fortaleza parece que languidecen. Y su falta de puntería cada vez es más alarmante. Así lo demuestran los datos en la Liga. Con la derrota del jueves en Sevilla, el conjunto rojiblanco ha encadenado cinco partidos sin marcar fuera de casa -Betis, Leganés, Barcelona, Valencia y Sevilla- . El último gol a domicilio fue frente a Las Palmas, el 28 de noviembre, obra de Raúl García, de penalti. Una estadística que no se daba desde hace más de 25 años. El último registro negativo de estas características se remonta a la temporada 1991-1992, cuando el equipo estaba dirigido entonces por Txutxi Aranguren -Valverde era integrante de la plantilla-, que había cogido las riendas de la escuadra tras la destitución de Iñaki Sáez. El balance del exseleccionador de España fue siete victorias, cinco empates y once derrotas en 23 jornadas. La derrota frente al Logroñés (1-2) puso fin a su etapa, aunque la mala racha esa temporada en las salidas del Athletic comienza frente al Real Madrid. Los leones encajaron un 5-0 en el Bernabéu.

Aranguren tampoco dio con la tecla para que el Athletic mejorara la puntería de cara a portería fuera de casa. En su primer partido a domicilio al mando del conjunto rojiblanco cosechó un empate a cero frente al Deportivo. Después, y tras ganar al Albacete por la mínima en San Mamés, perdió la semana siguiente 2-0 ante el Real Burgos.

El Athletic vivió entonces una situación similar a la actual. Fuerte en casa y frágil fuera de casa. Y es que en la Catedral el equipo rojiblanco volvía a reencontrarse. Frente al Mallorca -entonces colista- logró una victoria por 2-0, con un doblete de Cuco Ziganda. Un encuentro en el que Luke entró en el minuto 17 en sustitución de un lesionado Valverde. Los dos puntos conseguidos sabían a más que a una victoria. Servía para reconfortar el ánimo de la plantilla. Y es que el Athletic visitaría siete días al Espanyol, dirigido por Javier Clemente, quien aprovechó su calidad de socio en el partido frente al Mallorca para espiar a los leones. El Athletic, que estuvo durante 25 minutos con superioridad numérica, perdió 2-0 en Sarriá. El primer gol lo marcó Kouznetsov de penalti, y el segundo, Mendiondo.

El equipo rojiblanco se colocaba, de nuevo, en una posición comprometida en la clasificación, justo antes de afrontar el derbi ante la Real Sociedad en San Mamés. Como era habitual, el Athletic en casa mostraba su fortaleza. Los leones se impusieron 2-1 tras remontar un autogol de Salinas en el primer minuto del choque y dio una lección de pundonor a los guipuzcoanos en la segunda parte. Sin embargo, la alegría entre la parroquia rojiblanca duraría una semana. En su visita a Zaragoza perdió por la mínima tras un partido en el que los hombres de Aranguren deambularon por La Romareda con más pena que gloria. Esta derrota supuso el quinto partido del Athletic sin ver gol fuera de casa.

La mala racha se rompió casi tres meses después. Fue contra el Atlético de Madrid, donde el Athletic perdio 3-1, pero donde volvió a marcar fuera de casa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate