El Correo
Athletic Club

FÚTBOL

Atxa-Berasategui: un derbi de alta cocina

El cocinero guipuzcoano y el vizcaíno muestran con orgullo las bufandas de sus respectivos equipos. / LOBO ALTUNA
  • Los dos chefs destacan que los choques entre la Real y el Athletic son «un ejemplo de fiesta y convivencia entre aficiones para todo el mundo»

Si hay algo que en Gipuzkoa y Bizkaia puede competir con el amor incondicional por los colores de la Real y el Athletic, es la pasión por la cocina. Martín Berasategui (San Sebastián, 1960) y Eneko Atxa (Amorebieta, 1977) son dos de nuestros restauradores más reconocidos. El donostiarra acumula 8 estrellas Michelin, el que más de España, y el zornotzarra logró las tres de su restaurante Azurmendi en un plazo récord de cinco años. «Es el número uno, está haciendo historia», le piropea Berasategui. Ambos viven con la misma intensidad su profesión en los fogones y su pasión por el conjunto blanquiazul y el rojiblanco, respectivamente.

Se funden en un largo abrazo nada más verse. No les ha dado tiempo a saludarse y ya empiezan a bromear. «Todo un detalle que vengas con unas zapatillas azules. Más teniendo en cuenta que vamos a hablar del derbi y se celebra en Donostia», le espeta Martín a Eneko. Es el ambiente cordial que reina durante la hora que comparten juntos para hablar de un partido del que ambos destacan el «buen rollo» que se destila tanto en las calles como en las gradas, bien en Anoeta, bien en San Mamés. «El derbi es un ejemplo para todo el mundo de convivencia entre dos aficiones, de fiesta antes y después del partido», señala Berasategui. «Y durante los noventa minutos de juego, cada uno a lo suyo. Que gane el mejor. Garrote, como sueles decir tú, Martín», apuntilla Atxa.

Acuden a la cita en el Basque Culinary Center perfectamente uniformados con sus chaquetillas de trabajo y las bufandas de sus equipos. Berasategui luce una de la eliminatoria de Champions League entre la Real y el Olympique de Lyon. «A ver si volvemos, estamos haciendo una temporada colosal», afirma el donostiarra. «La mía no sé ni los años que tiene. Pero echa cuentas, desde que la tengo no hemos ganado un título importante», dice Atxa. Lo cortés no quita lo valiente y Berasategui le recuerda que hace un par de temporadas ganaron la Supercopa ante el Barcelona. «No está mal, pero es un torneo menor. Queremos un título de los gordos», reconoce.

Echan la memoria atrás para selecionar un derbi que nunca olvidarán. Aunque de épocas diferentes, curiosamente eligen dos derbis que acabaron con el mismo marcador: 5-0. «Me marcó el que se disputó en Atotxa y Kortabarria e Iribar saltaron al campo con la ikurriña cuando todavía era ilegal. Fue algo histórico», recuerda Berasategui. Eneko Atxa, por su parte, guarda en su memoria algunos «alegres y otros más duros, como el del 5-0 en Anoeta».

Al cocinero vizcaíno los resultados de su equipo no le quitan el hambre porque «aunque hay piques, los derbis son para disfrutar y no para sufrir», mientras que el guipuzcoano admite que le cambia el humor cuando a la Real las cosas no le van bien. «Soy de los que les cuesta más el día cuando perdemos», afirma.

A la hora de seleccionar los ingredientes para un buen derbi, los dos cocineros coinciden en señalar que lo importante es que sea una «fiesta para disfrutar». Y Berasategui añade dos matices: «respeto y humildad». El vizcaíno verá el partido, pero aún no sabe dónde. Reconoce que estos días en su casa hay ambiente diferente. «Mi mujer es guipuzcoana, muy futbolera y de la Real. Así que imagínate. Hay un pique sano». Berasategui acudirá a Anoeta para presenciarlo en directo. «Es lo que me da la vida».

Este año el derbi se disputa a una hora inusual, las 12.00, y no se podrá celebrar la tradicional comida entre directivas. Tanto Berasategui como Atxa destacan la «cordialidad, el buen ambiente y la caballerosidad» que reinan en estos encuentros. ¿Incluso cuando el Athletic ha intentado fichar a alguna de las perlas de Zubieta? «Se mantienen siempre las formas. Son personas educadas y respetuosas», insisten.

Metidos en harina, no se atreven a dar la clave que pueda decantar el partido hacia uno u otro equipo. «Si supiera de fútbol, sería entrenador», dice Berasategui. «Quita, quita. Mira lo que han hecho con Raineri en el Leicester. Los sabios vamos a La Catedral», responde entre risas Atxa.

A los dos les tiran los colores cuando se les pide un pronóstico para el partido. «La Real ganará 2-1 con goles de Oyarzabal e Illarramendi», pronostica Berasategui. Atxa, aunque no se moja con un resultado exacto, cree que la victoria será rojiblanca. «Cuando juega el Athletic siempre vamos a ganar».

«No hay un favorito claro»

Berasategui destaca que Oyarzabal es «un chaval de la cantera que lo da todo, es una gozada verlo» y no esconde su predilección por Illarramendi .«Es el líder de la Real del futuro. Si ya le queremos un montón por lo que nos ha dado hasta ahora, que se prepare porque todavía le vamos a querer más por lo que va a ser capaz de ofrecernos. Es un incorfomista, un líder que si tiene que dejar sangre por el camino para liderarnos, lo hará», asegura el cocinero guipuzcoano.

Con los dos equipos luchando por Europa, el derbi de Anoeta será «de alta cocina», como los restaurantes que ellos regentan, aunque no ven un favorito claro para el duelo del domingo al mediodía. «Este tipo de choque siempre son de mucha tensión y muy igualados,el resultado es impredecible», explica Atxa. «Es un partido importante. El Athletic está cerca y la Real está haciendo un esfuerzo sobrehumano para mantenerse a la que hasta hace bien poco solo podía aspirar en sueños», responde Berasategui.

El cocinero guipuzcoano espera celebrar una victoria blanquiazul con un buen rodaballo a la brasa y un txakolí K5, mientras que Atxa destaca que «en torno a la mesa siempre se celebra, independientemente del resultado» y se decanta por un bacalao a la vizcaína con un txakolí,«algo muy bilbaíno», recalca.

Para su restaurante, Martín Berasategui ficharía a «Illarramendi, Agirretxe, Iñigo... A todos, incluido el presidente, que ha hecho un trabajo increíble para recuperar a la Real». Atxa destaca a Aduriz como el jugador tres estrellas del Athletic, «es un fuera de serie», recalca. Enviarían a fregar los platos «a quienes solo se quieren aprovechar del fútbol y los que no van a los campos a disfrutar, sino a hacer otras cosas», apuntan antes de despedirse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate