El Correo
Athletic Club

banquillo rojiblanco

Valverde y su futuro: «No hemos empezado a hablar»

Valverde consulta unos apuntes en el entrenamiento de ayer en Lezama
Valverde consulta unos apuntes en el entrenamiento de ayer en Lezama / Borja Agudo
  • El entrenador del Athletic asegura que su conversación con Urrutia sobre su eventual renovación está «parada»

A Ernesto Valverde le cambia el humor cada vez que se le cuestiona por su futuro más allá del 30 de junio. Busca la salida más corta, despeja la pregunta con rapidez y educación y mantiene el silencio. Después de responder se sabe lo mismo que antes de preguntar, nada. Le incomoda sobremanera verse interrogado por sus planes más inmediatos y mide sus palabras con la precisión de un relojero suizo, que se vuelven telegráficas cuando toca construir una contestación a partir de los términos como renovación, ciclo, salida, presidente, continuidad, conversación pendiente, quinto año, Barcelona. Ayer se le pidió que valorara el cambio de discurso de Josu Urrutia, quien se ha mostrado favorable a revisar su perfil de entrenador para estudiar la idoneidad de una nueva prórroga contractual. Tranquilo y con gesto serio, Txingurri hizo una leve mueca, ladeó la cabeza, restó importancia al viraje dado por el deustoarra y aseguró que las conversaciones sobre su futuro están paradas.

Si a comienzos de febrero Urrutia aseveró que no barajaba un plan B y que su único candidato al banquillo de San Mamés era Valverde, hace unos días moduló su mensaje y quitó fuerza a su enunciado anterior. «Veremos cómo nos encontramos ambas partes y si entendemos que es el mejor entrenador de cara al año que viene o no». Fue justo por esta frase por la que se le preguntó ayer a Txingurri, quien le dio el mismo tratamiento que «a la primera» y añadió que «no lo interpreto de ninguna manera». Anunció además que «no hemos empezado a hablar de este tema (de su futuro en común) y es una cosa que tenemos parada». El técnico, que ya le podría haber avanzado al presidente que su etapa como preparador rojiblanco está llegando a su fin, quiso destacar que todos los puentes siguen en pie. «Mi confianza en el club y la confianza del club en mí siempre ha sido la misma y no hay ningún problema».

Urrutia ya aludió en su momento a un cara a cara pendiente entre los dos que, según los plazos avanzados por el presidente rojiblanco, debería celebrarse a finales de este mes o a comienzos de abril. En teoría, ahí se fijará una postura en común y se tomará una decisión que, de todos modos, Valverde podría tener muy avanzada, si no asumida y digerida. Ayer se le cuestionó también por este asunto, por si ya sabe lo que va a hacer. «No me gusta mucho hablar de esto», dijo sincero, cansado de hacer malabarismos cada vez que se sienta delante de un micrófono. «Puedo estar despejando aquí, vosotros (la Prensa) centráis y yo las despejo fuera. Cuando tenga que ocurrir algo ya se comunicará, no os preocupéis, si eso ocurre», añadió la coletilla a la frase.

Preferido de Bartomeu

Mientras Valverde y Urrutia aguardan su próxima y definitiva reunión en la que, según el deustoarra, «profundizaremos en cómo nos encontramos ambas partes y sobre todo él», en Barcelona la sombra de Txingurri es cada vez más alargada. Es el candidato favorito del presidente blaugrana, Josep María Bartomeu, quien ya cuenta con el visto bueno de los pesos pesados de su junta directiva para ofrecer el banquillo del Camp Nou al actual técnico del Athletic. Considera que su perfil encaja a la perfección con el estilo del Barça y además es un hombre que ha pasado por la casa, condición que también puso sobre la mesa Robert Fernández, director deportivo culé. Por tanto, y a día de hoy, el de Viandar de la Vera es la primera opción del gigante catalán para suceder en el cargo a Luis Enrique.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate