El Correo
Athletic Club

El disgusto de Williams tras dejar inconsciente a Remiro de un balonazo

Williams abandona muy afectado Lezama. / Manu Cecilio
  • El extremo rojiblanco abandonó hundido las instalaciones de Lezama pese a que el guardameta está ya recuperado tras salir del hospital

Alejandro Remiro e Iñaki Williams se convirtieron en los protagonistas involuntarios del entrenamiento de ayer en Lezama. Un potente disparo de Williams durante el partidillo acabó con Remiro en un centro hospitalario con un traumatismo craneoencefálico. Al final todo quedó en un susto, pero al delantero el disgusto no se lo quitó nadie. Desde el primer momento se vio al extremo rojiblanco afectado por lo ocurrido y abandonó las instalaciones rojiblancas hundido, viendo que su compañero perdía la consciencia por segunda vez en el vestuario antes de ser evacuado al hospital.

El guardameta fue trasladado por una ambulancia a la clínica del IMQ en Zorrozaurre. Allí se le realizaron pruebas complementarias (radiografías, escáner) que «no han revelado ninguna lesión importante», comunicó el club más tarde. Remiro se mantuvo durante unas horas en observación, pero posteriormente fue dado de alta a media tarde y se trasladó a su domicilio «Ha sido un susto muy grande, pero por suerte está bien. Se lo han llevado al hospital para asegurar, pero está bien», tranquilizaba Beñat en la rueda de prensa posterior al entrenamiento.

fotogalería

Remiro, en el suelo tras el balonazo. / Manu Cecilio

El equipo estaba jugando un partidillo en el campo número uno cuando Williams remató y el disparo alcanzó de lleno en la cabeza al canterano, que perdió la consciencia. Enseguida fue atendido sobre el césped y dos empleados se fueron corriendo a por una camilla. El navarro estaba tumbado en el suelo y el extremo se acercó de inmediato para interesarse por el cancerbero, quien fue retirado mientras el doctor Paco Angulo le sujetaba la cabeza. A los pocos minutos una ambulancia llegaba a las instalaciones de Lezama para atender al guardameta, que tras recuperar la consciencia se ha vuelto a desmayar en el vestuario. Un cuarto de hora más tarde se presentaba una UVI Móvil que le trasladaba acompañado por Josean Lekue, jefe de los servicios médicos del club. Pese a lo aparatoso del incidente, el desconcierto de Remiro y el disgusto de Williams, todo quedó en un susto.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate