El Correo
Athletic Club

El Athletic que viene

Cuando el seleccionador Julen Lopetegui dio su última convocatoria, los aficionados del Athletic tuvimos al menos dos razones objetivas para reflexionar. Incluso para preocuparnos si éramos un poco aprensivos. La primera es que, en una lista de 25 jugadores, no había ni un solo rojiblanco. La segunda razón es que había cinco futbolistas -Javi Martínez, Herrera, Illarramendi, Monreal y Azpilicueta- que pudiendo jugar en el Athletic no lo hacían por diferentes circunstancias. No sé si al final se ha producido esta reflexión de la que hablaba -y mucho menos si ha existido preocupación- porque lo cierto es que apenas he escuchado comentarios al respecto. Sospecho que, como otras veces con cuestiones delicadas que afectan al futuro del Athletic, se ha preferido mirar hacia otro lado y considerar que se trata de algo anecdótico. Coyuntural, no estructural.

A mí se me ha parecido preocupante, la verdad. Sobre todo, porque comparto la decisión de Lopetegui y, en este momento, tampoco veo a un jugador del Athletic que se merezca, por su nivel de juego, estar en la selección absoluta. A diferencia de otras veces, sin embargo, mi preocupación ha sido leve. Un pequeño malestar sin importancia. No he sentido ganas de apagar la luz y bajar las persianas, ni me he visto andando por la calle cabizbajo, con las manos en los bolsillos y pegando patadas a los botes. La razón es que encontré muy rápido un paliativo eficaz. Yo mismo me lo preparé a conciencia imaginando el futuro.

Sólo tuve que mirar a la selección sub21 y constatar la presencia en ella de Kepa, que tras la lesión de Reina ha terminado en la absoluta, Yeray, Williams y Merino, del que tanto se habla como una posible incorporación la próxima temporada. Y no sólo eso. Añadí a este grupo a Iñigo Lekue y, de paso, también al osasunista Berenguer, cuyo fichaje parece cantado. Y no me olvidé de que ahí sigue Laporte, todavía con 22 años y renovado hasta 2020. Hice la suma de rigor -7 futbolistas menores de 23 años- y me salió el ‘corpus’ del Athletic que viene, un equipo prometedor que, convenientemente estimulado, dirigido y, si es posible, reforzado, puede ser muy competitivo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate