El Correo
Athletic Club

FIEL SEGUIDOR

La casa asturiana de un fan del Athletic que parece un museo

Parte del particular museo del Athletic.
Parte del particular museo del Athletic. / D.S.F.
  • Juan Pérez García, de 82 años, atesora reliquias como pósters, bufandas, balones, revistas, fotografías...

Hasta un total de cuatro leones se encargan de vigilar la casa de El Barroso, en Aquelcabo (Asturias), en la que vive Juan Pérez García, un fiel admirador del Athletic de Bilbao, que ha convertido su morada en todo un museo. Tal y como informa El Comercio, este seguidor del club atesora a sus 82 años reliquias como pósters, bufandas, balones, revistas y fotografías presentes por toda la casa. Además, este ganadero retirado ha convertido su vieja cuadra en una muestra del amor que siente por esos colores rojiblancos, instalando escudos, banderines, cuadros y cientos de elementos del club.

Este asturiano comenzó su afición por el Athletic con tan solo seis años «mi tía me subía desde Luarca el 'Marca', lo que hizo que me aficionase al fútbol y a este club que por aquél entonces estaba en la primera línea».

Según informa, Pérez García recuerda a la perfección la primera vez que vio jugar a su equipo. Fue en El Molinón en diciembre de 1950 con un empate a 1 en el que «marcaron Rafael Iriondo y Pepe Ortiz». Ambos visitaron esta colección museística.

Además, Juan Pérez fue socio fundador, en 1974, de la Peña Navia del Athletic con la que todavía continúa viajando para ver a su equipo en San Mamés. En concreto acudió el pasado 18 de marzo a ver el partido contra el Real Madrid, en el que no pudieron conseguir los tres puntos, pero sí pudo disfrutar del gol de Aduriz en el minuto 65 que lograba un empate que se vio truncado tras dar Casemiro el gol de la victoria para el Real Madrid.

El equipo perfecto

Este hincha del Athletic ensalza los valores de su club, formado íntegramente por jugadores nacidos o formados en el el País Vasco, «y es que antes la Liga se jugaba solo con jugadores españoles», recuerda Pérez García. Además considera que la cantera de su club «es la mejor del mundo», de hecho «el Sporting se inspiró en Lezama», apunta.

Un valor que aparece reflejado como emblema en muchas de las reliquias de esta colección, «Dios creó un equipo de fútbol perfecto, al que llamó Athletic Club de Bilbao, al resto los colmó de extranjeros», reza en una de ellas.

Entre las piezas que se pueden ver en la colección, no tiene una favorita, asegura este rojiblanco al que le es muy difícil elegir un objeto del museo. Sí tiene claro quién ha sido, a su juicio, el mejor jugador del club, Piru Gainza, al que se le conoce con el sobrenombre del Gamo de Dublín, tras su actuación en un partido con la selección española, en el que a pesar de la nieve y las dificultades del terreno de juego «jugaba como pez en el agua», rememora Pérez.

La embajada del Athletic

También guarda balones firmados por los jugadores, publicaciones del año 1940, bufandas, camisetas, un puzzle en tres dimensiones de más de quinientas piezas del antiguo San Mamés y un escudo, que se encuentra situado a la entrada del establo que «me regaló una peña de Barakaldo».

Todo un museo, aunque a su propietario le cuesta reconocerlo, ya que prefiere llamarlo «la embajada del Athletic Club en Asturias», según comenta entre risas.

La muestra ha sido visitada en ocasiones por peñas vascas que «paran cuando van a ver un partido a Riazor», explica Pérez García, quien recordó que varios jugadores han visitado este reducto, como por ejemplo José Ángel Iribar, del que guarda varias fotografías y un libro firmado por el mítico guardameta de su club y también de la selección española.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate