El Correo
Athletic Club

fútbol

Recta final con la moral por las nubes

Los jugadores del Athletic celebran uno de los goles del equipo.
Los jugadores del Athletic celebran uno de los goles del equipo. / FERNANDO GÓMEZ
  • El Athletic afronta la zona roja del calendario en las mejores condiciones para hacerse con la ansiada plaza para la Europa League

El Athletic vivió una de las noches más plácidas de la temporada el viernes ante el Las Palmas y se divirtió como no lo había hecho en mucho tiempo ante un rival que le permitió coquetear con su mejor fútbol. Lo cierto es que la goleada liderada por Muniain y Aduriz llegó en un momento perfecto y regó la ambición de los rojiblancos, que solo tienen ojos y oídos para Europa, su gran y hace tiempo único objetivo de la campaña en curso. Daba gusto ver a los hombres de Ernesto Valverde, que combinaban con comodidad ante la pasividad canaria y recuperaban el balón con facilidad con su presión alta, que ahogó a los amarillos y no les permitió moverse de la bartola a la que se tiraron hace semanas faltos de objetivos. En cualquier caso, los bilbaínos hicieron bien casi todo y se regalaron un triunfo balsámico justo cuando más lo necesitaban, en la zona roja del calendario.

La derrota en Villarreal añadía más presión a los bilbaínos, que estaban obligados a sumar los tres puntos ante los canarios para mantener el pulso europeo. Saben que lo tienen y sienten que es firme, ahora solo hace falta terminar el trabajo y decidir la posición final. De momento, únicamente la quinta plaza garantiza el acceso a la fase de grupos y el Athletic no renuncia en absoluto a ella, situado a un punto de un ‘submarino amarillo’ que, eso sí, tiene un partido menos y lo jugará mañana en Mendizorroza. Es más, en el vestuario se ha instalado la convicción de que haciendo los deberes se conseguirá el objetivo sin importar el rendimiento de los demás. A los hombres de Valverde les quedan dos encuentros en casa (Betis y Leganés) y cuatro fuera (Eibar, Celta, Alavés y Atlético), escenario idéntico en el que se mueven sus rivales directos.

Buenas noticias

El partido del Las Palmás dejó un ramillete de buenas noticias en el bando rojiblanco. Además de un gran juego colectivo, estimulado por la indolencia canaria y una defensa impropia de Primera División, Aduriz confirmó con su doblete que sigue en racha y con hambre de goles. Tanto es así que lleva seis en las últimas cinco jornadas y acumula 14 en la Liga, 22 en total, con la particularidad de que 20 de ellos portan el sello de San Mamés. También Muniain ofreció su perfil más desequilibrante y ofensivo y disfrutó con las dos dianas anotadas. Son seis las que totaliza en el torneo de la regularidad, a una de su récord. Y Mikel San José regresó a su cita con el gol, que sirvió además para abrir la lata. Lo necesitaba el navarro, demasiado irregular para lo que se necesita de él.

El caso es que el Athletic afronta la recta final de la Liga con la moral por las nubes y aguarda el choque de Eibar consciente de su importancia. Los armeros juegan hoy ante el Betis fuera y, si pierden, los rojiblancos podrían asegurarse prácticamente Europa si sacan los tres puntos en Ipurua.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate