El Correo
Athletic Club

celta - Athletic

«Nos hierve la sangre cada vez que hay un partido»

Ernesto Valverde, pensativo antes de la rueda de prensa.
Ernesto Valverde, pensativo antes de la rueda de prensa. / Jordi Alemany
  • Ernesto Valverde pide a sus futbolistas que no se fíen del cuadro vigués por mucho que saque una alineación repleta de suplentes

El Athletic vive bajo presión en este final de la Liga. Acude a su cita en cada jornada consciente de lo que han conseguido el Villarreal y la Real, sus dos oponentes en esa cerrada lucha por el quinto y el sexto puesto, por el billete para acceder a la Europa League 2017-18. No existe margen de error, ni una pizca. Solo se puede pronunciar una palabra: triunfo. En una semana con tres partidos, sus dos rivales han logrado un pleno de victorias, ningún tropiezo, y el conjunto de Txingurri debe completar también este sprint con los tres puntos ante el Celta (20.45 horas) en Balaídos, un estadio en el que los vizcaínos suelen sonreír.

Cada choque es un reto, con la obligación de ganar. «Nos hierve la sangre cada vez que llega el fin de semana», confesó ayer Ernesto Valverde antes del último entrenamiento previo al viaje a Vigo. Por cierto, alertó Txingurri del peligro del cuadro de Eduardo Berizzo, más allá de que sitúe en el césped al equipo B por la disputa, el jueves, de la ida de las semifinales del segundo torneo europeo ante el United. «El Celta no nos va a regalar nada. Sin pensamos así, será la primera piedra para perder».

La carrera por la quinta posición -es el tesoro marcado en el mapa del Villarreal, el Athletic y la Real porque es la única que asegura acudir al Viejo Continente limpio de incómodas previas- se ha ajustado, se ha convertido en una lucha sin tregua, que exigirá la mayor recaudación de puntos de los últimos tiempos: «Europa se está yendo muy arriba», asumió el preparador.

Ahora mismo, después de que castellonenses y donostiarras superaran a Sporting y un descendido Granada, los vizcaínos marchan a cuatro puntos del ‘submarino’ amarillo (63), quinto, y a dos de la Real (61), sexto. Hoy solo se pueden permitir ganar a los vigueses. «Ya contábamos con que los rivales nos iban a obligar, jugaban en casa, contra equipos de abajo y han solventado su partidos. Era previsible. Pero no era tan previsibles los resultados entre semana que ganaran en el Calderón (los de Escribá) y en Valencia (los de Eusebio). Eso nos ha obligado mucho. Tenemos dos partidos seguidos fuera de casa (el fin de semana que viene en Vitoria) y tenemos la obligación de sumar estos tres puntos», solicitó el preparador del Athletic.

El regreso de Williams

No queda otra en una temporada en la que el billete continental ha subido de precio. Un ejemplo, el Villarreal, el pasado ejercicio, terminó la temporada cuarto, con 64 puntos. En la actualidad, esa cosecha no garantiza el éxito europeo. Ni mucho menos. Lo aceptó Valverde ayer. «No va a valer. Nos vamos a tener que ir más allá de los 65 puntos. No va a bastar con ganar dos de los cuatro partidos que nos quedan. Estamos todos apurando en el esprint final», analizó un preparador que pasa de rotaciones. A pesar de que será el de esta noche en Vigo será el tercer partido desde el lunes, Txingurri no tirará de rotaciones, aunque sí puede que haga algún cambio, como colocar a Williams de titular. «No pienso en dar descanso a nadie, voy a poner al mejor equipo. Vamos a hacer todo lo posible para ganar», subrayó el técnico de Viandar de la Vera antes de plantarse en Balaídos.

Un estadio en el que el Athletic está acostumbrado a sonreír. Hoy, el Celta reservará a varios futbolistas por esa histórica semifinal ante el United -Valverde reconoció sentir cierta envidia por la situación gallega, pero aseguró que no se «fustiga con un látigo»-. Txingurri no se fía, porque considera al cuadro vigués un conjunto de un nivel similar. «Tenemos una gran igualdad. Y en los últimos tiempos, estos partidos están siendo muy intensos y disputados. En Bilbao fueron mejores. El año pasado y el anterior ganamos allí. Ellos nos aprietan, nosotros también...», describió el técnico de un equipo que no se puede permitir tropezar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate