El Correo
Athletic Club

La gran carrera continúa

  • El Athletic gana con facilidad a los suplentes del Celta y sigue firme en su lucha por Europa

Si la disputa que mantienen el Villarreal, el Athletic y la Real por el quinto y el sexto puesto recuerda a una de esas carreras de fondo en la que tres atletas llegan juntos a la última vuelta y, tras el toque de campana, se lanzan a por todas, digamos que los rojiblancos demostraron en Balaídos que van muy rápido.

Su ritmo de carrera es muy alto, tanto como lo es su mentalidad competitiva. Ayer existía una diferencia inmensa en la responsabilidad que asumían los dos equipos y eso, como casi siempre, se plasmó en el terreno de juego. Muy superior, el Athletic ganó con absoluta solvencia.Raúl García, el más listo de la clase, firmó los dos primeros goles, ambos sacando la caña en el momento justo para embocar dos rechaces, uno de un defensa y otro del portero. Y Mikel Rico hizo el tercero en la recta final culminando un contragolpe de Lekue.

  • Valverde«No queremos aflojar»

  • Raúl García«Es una victoria importante, los rivales no fallan»

  • La afición rojiblanca disfruta en Vigo

La verdad es que fue un trabajo fácil en un día en que el Athletic no tenía otro remedio que sentir la victoria como una obligación ineludible. Y no sólo se trataba de la necesidad de los puntos. También influía el ambiente en el estadio, con 2.000 hinchas rojiblancos, y el hecho de que la gran mayoría de los titulares del Celta estuviesen el palco. Y el Celta B, como ocurre en todos los equipos del mundo con la excepción pasmosa del Real Madrid, es una versión borrosa y débil del A. Todos estos condicionantes influyeron en la actitud del Athletic, que sólo necesitó unos pocos minutos de calentamiento para ponerse a dominar con una autoridad que se hacía extraña de ver en un partido a domicilio. La presión sobre Wass, Marcelo y Jozabed acabó difuminando al grupo de Berizzo. Y difuminarse en este Celta significa meterse en su campo a aguantar el chaparrón.

Lo hicieron durante un cuarto de hora en el que Athletic se volcó sobre la portería de Sergio Álvarez. Aunque penalizado por algunos malos centros –sobre todo, un par de ellos de Lekue–, el equipo de Valverde se hizo acreedor del 0-1. Raúl García y Williams, por dos veces, tuvieron ocasiones clarísimas. Cuando las fallaron, se hizo inevitable mirar al banquillo. Allí estaba Aduriz, que planteaba un dilema. Es cierto que su producción goleadora se ha centrado esta temporada casi exclusivamente en San Mamés y que fuera de casa ha descansado en varios partidos. Pero sucedía que el Athletic estaba jugando en Balaídos como si ejerciera de local, apabullando a su enemigo y encerrándole en su área mientras se sucedían las oportunidades de gol. Y se echaba de menos al delantero donostiarra, claro.

Reparto de papeles

El tanto de los rojiblancos llegó, curiosamente, cuando los vigueses habían empezado a asomar la cabeza y a combinar un poco. Fue a balón parado, una de las debilidades de los gallegos, probablemente la que más preocupe a su entrenador de cara a las semifinales de la Europa League ante el Manchester United. En el minuto 34, un córner bien puesto por Muniain lo peinó sin querer Beauvue y Raúl García pescó el balón de volea en el segundo palo, adelantándose a Fontás, que estaba allí como podía estar dando un paseo por la playa de Samil. El 0-1 animó aún más a los rojiblancos. Digamos que les quitó presión y les redobló la confianza. De manera que siguieron atacando, buscando siempre los desmarques de Williams, sin duda uno de los protagonistas del partido junto a Raúl García. Ambos se repartieron los papeles. Williams rompía las costuras del rival y Raúl García ponía la marca del zorro.

El 0-2, en el minuto 49, fue un ejemplo de esta perfecta división del trabajo ofensivo. El navarro activó a su compañero, que volvió a entrar al área y a encontrarse con las manoplas de Sergio Álvarez desviando su disparo. Raúl García, sin embargo, tuvo el instinto de continuar la jugada y acabar empujando el rebote a la red. Fernández Borbalán podría haber pitado en ese momento el final y nadie de los presentes lo hubiera lamentado. Porque lo cierto es que el partido no dio para más. El Athletic lo controló sin despeinarse. Y ese pitido final anticipado hubiera ofrecido muchas ventajas. Veámoslo así. Todos los jugadores hubieran descansado unos minutos más en un momento de la temporada en el que cualquier respiro se agradece. Berizzo y Valverde se hubieran dado antes el abrazo mientras el técnico rojiblanco le deseaba suerte para el jueves a su colega. Laporte se hubiera evitado una tarjeta amarilla y un coscorrón. Aduriz no hubiera tenido ni que ducharse. Es probable que sólo Mikel Rico lo hubiera lamentado. Porque el de Arrigorriaga sigue saliendo al campo con la ilusión de un principiante y ayer volvió a demostrarlo. Se mereció el gol, el primero que marca en una temporada que se acerca a su final con la emoción por las nubes. El próximo domingo a mediodía se verá en Mendizorroza un derbi apasionante. El Alavés está como está y tiene una vieja cuenta pendiente con el Athletic. Seguro que se recuerda esta semana.

Directo

CELTA 0 - 3 ATHLETIC

Nosotros nos despedimos aquí. Gracias por habernos acompañado una jornada más. Un cordial saludo!! Agur!!!

El duelo de hoy se ha resuelto gracias a ese doblete de Raúl García, que marcó tras sendos rechaces en el área en los minutos 35 y 50; La guinda la puso Mikel Rico con su disparo desde la frontal en el 83'.

Villarreal, Athletic y Real Sociedad han sacado los 9 puntos que se jugaban esta semana. La pelea es de altísimo nivel.

El triunfo devuelve al Athletic a la sexta plaza con 62 puntos.

Victoria del Athletic, la cuarta consecutiva de los rojiblancos, para seguir en la pelea por Europa.

CELTA 0 - 3 ATHLETIC

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate