El Correo
Athletic Club

Fútbol

La hora de los líderes

Un paso al frente. Williams, De Marcos y Aduriz deben ser tres de los pilares del Athletic en el tramo final del curso.
Un paso al frente. Williams, De Marcos y Aduriz deben ser tres de los pilares del Athletic en el tramo final del curso. / luis ángel gómez
  • El Athletic necesita la mejor versión de Aduriz, De Marcos, Beñat y Williams en el sprint europeo. Los cuatro deben secundar el impulso de Raúl y Muniain en la lucha final del Athletic por la quinta plaza

Llega la hora de los líderes, de que hombres como Aritz Aduriz, Iñaki Williams, Beñat Etxebarria y Óscar de Marcos den un esencial pase adelante. El Athletic se juega en dos tardes su clasificación para la Europa League. El primer duelo será en San Mamés el domingo contra un Leganés que acaricia la salvación (20.00 horas) tras el meneo que le pegó a un vergonzoso Betis, y el segundo encuentro se producirá frente al Atlético en el adiós de los colchoneros al Vicente Calderón (domingo 21, 16.45 horas).

Después del tortazo sufrido frente al Alavés, el cuadro rojiblanco debe ganar esos dos encuentros y, en principio, que el Villarreal pinche ante el Deportivo o en Mestalla para lograr el tesoro del quinto puesto, el que asegura al 100% que la temporada no arrancará el 27 de julio. Y es ahora, en estos dos partidos fundamentales, claves, cuando los pesos pesados del grupo deben ofrecer todas sus virtudes.

Esos cuatro profesionales, la mayoría sufridores de un apagón en Mendizorroza, tienen que volver a iluminar a la escuadra de Ernesto Valverde. Quizá se salve un Muniain combativo, el único que trató de inventar, de ofrecer algo diferente al fútbol plano e inefectivo de sus compañeros. Y el siempre luchador Raúl García. Es el momento del salto de jugadores como Aritz Aduriz, autor de seis goles en abril y uno de los cantidatos a mejor futbolista de ese mes por parte de la Liga, pero desaparecido en Vitoria; Óscar de Marcos, que salvo el partido frente al Atlético en La Catedral y la visita a El Sadar ha mostrado un rendimiento más bien escaso; e Iñaki Williams, con la pólvora descargada, sin dianas en los últimos siete encuentros. Ellos deben llevar el peso de estos dos choques, de este sprint definitvo, junto a Beñat, que el domingo en la primera parte recuperó la batuta, aunque luego la perdió tras el descanso.

El Athletic les necesita. Precisa de la capacidad anotadora de Aduriz, que siempre rinde mejor bajo el manto de La Catedral; de la compenetración de De Marcos y Williams para desbordar por la banda derecha y enviar balones al donostiarra y a un Raúl García que tampoco estuvo fino de Vitoria pero que con su sola presencia en césped ejerce un poder motivador hacia el grupo. También resulta esencial la dirección del centrocampista de Igorre, el hombre que hace jugar y disfrutar sobre el verde a la tropa de Txingurri. Si Beñat se divierte, el Athletic también, y de esta manera el camino hacia el triunfo resulta más sencillo y más corto. Todos ellos deben cooperar, unirse a un Muniain que está cerrando el ejercicio en una buena forma, con esa capacidad de echarse al equipo a la espalda que tanto se le reclama. Quizá no le salgan las cosas, las ideas que tiene en mente, pero al menos lo intenta y trata de lanzar a su tropa.

El seguro en casa

Con más del 91% de sus tantos anotados ante la afición rojiblanca, Aduriz significa gol en San Mamés. Es un seguro. Con menos acierto de lo habitual en Mendizorroza, el artillero donostiarra gozó de un par de magníficas ocasiones para adelantar a los bilbaínos y no anduvo fino, aunque se debe conceder una parte del mérito de los fallos del guipuzcoano a la pericia de Pacheco. Es verdad que ha disfrutado de un mes de abril espectacular, pero tiene que mostrar de nuevo esa cara sonriente que le acompaña en casi todos los encuentros en La Catedral. Y estirar esa sensación hasta el último encuentro de la Liga, en un Calderón que se despide para ceder protagonismo al Wanda Metropolitano.

Porque precisa el Athletic de estas cuatro piezas en efervescencia -este fin de semana no juega Laporte debido a que está sancionado- para sacar adelante estos dos encuentros. A priori, con el triunfo del lunes, el Leganés llegará con gran alivio a La Catedral, necesita un punto de la salvación -siempre y cuando el Sporting gane los dos partidos que le restan-, y los vizcaínos saltarán al césped más obligados, con mayor tensión a un campo en el que solo han ganado el Barcelona y el Real Madrid, y han logrado un empate Atlético, Alavés y Osasuna. Nada de confianzas, pero siempre con esa sensación de la inexpugnabilidad de La Catedral.

Más complicada será la visita al Vicente Calderón, que se pueden perder Muniain, Williams y Susaeta si ven una tarjeta amarilla contra la escuadra de Garitano. Pero siempre ha defendido Valverde que este grupo se crece ante la adversidad, aunque también es verdad que en momentos clave de este curso se ha olvidado de cómo se hace: Apoel de Nicosia y Alavés.

Y en esta tesitura es cuando deben mostrar sus galones, que la afición les quiere y les señala como favoritos porque confían en ellos, por su capacidad para tirar del equipo. Y en eso se tienen que afanar en estas dos fechas hombres como Aduriz, Williams, Beñat, De Marcos, por supuesto San José, y mantener su nivel Raúl, Muniain, y también Kepa, Yeray y Balenziaga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate