El Correo
Athletic Club

Athletic - Leganés i hoy 20.00 horas

Tres puntos de oro en un día de despedidas en el Athletic

Ernesto Valverde camina por delante de sus hombres en el entrenamiento del viernes.
Ernesto Valverde camina por delante de sus hombres en el entrenamiento del viernes. / efe
  • San Mamés asistirá al adiós de Iraizoz y salvo sorpresa también al de Valverde y de varios jugadores

El Athletic despedirá esta noche la Liga en San Mamés y también a algunos de sus hombres. Evidentemente, el nombre de Gorka Iraizoz está en boca de todo el mundo y el portero será homenajeado al término de un partido que es una auténtica final para los rojiblancos. Están obligados a ganar a un Leganés que busca la permanencia matemática y así seguir dependiendo de sí mismos en su lucha por Europa. Pero no solo el navarro dirá adiós a la que ha sido su casa durante la última década, que le brindará una sentida ovación, sino que también lo hará -salvo sorpresa mayúscula y un giro radical en los despachos de Ibaigane- Ernesto Valverde, quien acaba su segundo ciclo al frente del conjunto bilbaíno y le gustaría hacerlo con una victoria ante su gente. Solo valen los tres puntos para conservar la tranquilidad y el estatus actual, que permitiría al equipo plantarse en el Vicente Calderón dependiendo de sí mismo.

Nadie falla ahí arriba y cuando lo hace, como la pasada jornada, el tropiezo es coral. El Athletic mordió polvo en Mendizorroza, pero el Villarreal también cayó goleado en el Camp Nou y la Real Sociedad rescató un punto en el Sánchez Pizjuán. Así que las cosas siguen como estaban, solo que los hombres de Valverde desaprovecharon una magnífica ocasión de sentenciar su pase continental y arrebatar la quinta plaza al ‘submarino amarillo’. La situación es la que es y toca remar y subir el ritmo de las paladas para evitar la séptima posición y los temblores ante el desenlace de la final de la Copa. Solo si gana el Barcelona este puesto recibirá el sello continental, con dos previas incluidas. Pero si lo hace el Alavés lo desactivará y, además, obligaría al sexto a jugar un par de eliminatorias y empezar a competir en julio.

Todos estos supuestos los tiene perfectamente interiorizados el Athletic y de ahí que solo contemple la opción de una presencia segura en Europa. Para ello necesita al menos quedar sexto y luego esperar que el Barça imponga la lógica en el Calderón, lo que le daría además el pase directo a la fase de grupos y un verano muy tranquilo. Fallar ante el Leganés no es una opción y los tres puntos son un imperativo que incluso podrían significar la clasificación matemática si el Málaga da la campanada en Anoeta y se lleva por delante a los donostiarras. El premio, por tanto, sería doble y de incalculable valor. Por si fuera poco, serviría para ir al Calderón con la seguridad da saberse el adjudicatario de la sexta plaza y conllevaría un plus de tranquilidad a la hora de pelear por la quinta, siempre y cuando el Villarreal cumpla ante un Deportivo que se ha metido en problemas y su salvación peligra más de la cuenta.

Estos posibles escenarios no dejan de ser hipótesis y el Athletic necesita pisar tierra firme y resolver primero sus obligaciones. Sabe que el Leganés no le regalará nada y que los madrileños vendrán a San Mamés a por su punto, el que les falta para dormir tranquilos y sellar su permanencia en la élite. Valverde aseguró en su comparecencia del viernes que ve a su rival «salvado», pero entiende su ansiedad de certificarlo matemáticamente y disfrutar de la última jornada sin presión y ante su público. De hecho, si el Sporting no gana hoy en Ipurua descendería y el conjunto pepinero seguiría en Primera sin importar el desenlace del choque en San Mamés.

Txingurri no podrá contar hoy con el sancionado Laporte, el lesionado Saborit y tiene la duda de Balenziaga, convocado a pesar de arrastrar una contusión en el tobillo derecho que le impide estar al cien por cien. Pero su artillería pesada de ahí arriba sigue intacta y deberán ser los Aduriz, Raúl García, Williams y Muniain los que tiren del carro y canjeen por goles las ocasiones creadas. El guion perfecto sería calcar la producción ofensiva de la primera parte en Vitoria y, eso sí, estar acertados. Fue precisamente la pésima puntería la que contribuyó a la derrota contra el Alavés y complicó el camino continental de los rojiblancos. En cuanto al Leganés, Asier Garitano cuenta con todos sus hombres a excepción de Iago Herrerín y Unai López, bajas por la ‘cláusula del miedo’.

Una noche especial

El partido se desarrollará en un ambiente especial. Además del imperativo de la victoria, el Athletic buscará despedir a su capitán de la mejor forma posible. El club anunció hace un par de días que brindará un «sencillo acto de homenaje» a Iraizoz y pidió al público que permanezca en sus asientos una vez acabado el choque. Pero también será interesante comprobar cómo se relaciona San Mamés con Valverde, quien está cerrando su segunda etapa en el banquillo de La Catedral. En Vigo escuchó los cánticos que le invitaban a quedarse y esta noche podrían repetirse, aunque él ya expresó su deseo de no ser el centro de atención y pidió de forma elegante que no haya este tipo de proclamas.

Además de Iraizoz y Valverde también podría ser el último partido en San Mamés de otros rojiblancos, aún pendientes de aclarar su futuro. Será una noche en la que se mezclarán necesidades deportivas y despedidas y en la que también habrá que estar pendiente de lo que ocurra en Anoeta y el Estadio de la Cerámica. Allí también jugará el Athletic, con la vista clavada en el Leganés.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate