El Correo
Athletic Club

video

De izquierda a derecha, Mauricio Pochettino, técnico del Totemham, Luis Férnández y Roberto Olabe, exdirector de la Real. / Fernando Gómez-ATLAS

athletic

Los consejos de Luis Fernández en Bilbao

  • El tarifeño pide «paciencia» a Laporte con la selección francesa, ve dotes de mando en Ziganda y alaba al entrenador que «hace grupo»

A Luis Fernández se lo vio cómodo este jueves de visita en la capital vizcaína. El Bilbao International Football Summit, el congreso sobre gestión deportiva de élite al que fue invitado en la Torre de Iberdrola, lo convirtió en un improvisado oráculo del Athletic, club que hoy comandan dos jugadores, Urrutia y Ziganda, que le obedecieron a él cuando llegó a Lezama en 1996. «No he dejado de seguir al Athletic», proclamó el tarifeño veinte años después. Como era inevitable, todos le pidieron su opinión sobre la actualidad de Ibaigane: el Cuco, Valverde, Laporte, Lezama... Nada escapó al escrutinio del hispanofrancés, que dejó huella en San Mamés por ser el primero que llevó a los rojiblancos a la Champions League en 1998, la gran guinda del centenario. «Nunca podré borrar a Bilbao y a su afición de la memoria». La Champions de Valverde vendría mucho después de aquello.

«Aymeric Laporte está muy bien -arrancó Luis Fernández-. Ha mejorado, pero tendrá que esperar en la selección francesa. Le aconsejo paciencia, que no se precipite; conozco bien a Didier Deschamps (el seleccionador) y lo va a seguir. Llegará el momento de Aymeric, pero ahora están Kimpembé, Umtiti, Koscielny, Varane, todos centrales de nivel. Hay mucha competencia; el listón de Francia ha subido en todas las líneas».

A la pregunta sobre la continuidad del de Agen en el Athletic, el de Tarifa lo ve contento en Bilbao y con ganas de seguir. «Pero mucho cuidado. En San Mamés hay jugadores de calidad y andan equipos detrás. Ahora bien, si me preguntas si el PSG sería capaz de pagar 65 millones de euros por Aymeric, respondo que ellos tienen a Kimpembé y a Marquinhos. A Laporte lo veo más en el fútbol inglés, en el City».

La mención de Ziganda provocó una reacción casi instintiva en Luis Fernández, un gesto con el dedo con el que trató de subrayar el temperamento reflexivo del navarro. «Ve mucho el fútbol. Tiene pasión y ganas, y no le falta experiencia. La apuesta de Cuco es buena», aseguró. «Yo hubiera hecho esa elección, porque es de la casa y no olvidemos que no es un novato; ya ha entrenado a Osasuna. Lo he visto como jugador y luego llevar el mando, y lo hace bien, con conocimiento... Sabe lo que es el Athletic, porque ha jugado en el club. Ha esperado, haciendo su trabajo con profesionalidad. Aunque el mundo en el que se adentra no es fácil».

Según Luis Fernández, apenas el 25% del trabajo de un entrenador de élite está directamente relacionado con el juego. «El 75% son otras cuestiones -detalló-. El apartado médico, el vídeo, el ‘staff’. Es mucha gente y como no esté organizada... Los medios de comunicación son complicados; internet, las redes sociales, gente que se cuela y quiere saber lo que pasa. Si todo eso lo controlas, pues irás bien. Aunque a la postre los resultados son los que mandan». Luis Fernández puso ayer como ejemplo de entrenador moderno a Zidane en el Real Madrid, que dio ‘chance’ a los no titulares cuando la Liga no estaba ganada. «Ha logrado que todo el grupo se sienta importante. Si juegas solo con once, los otros no te consideran de la misma manera. Pero si haces grupo, ganarás más partidos».

Es una recomendación dirigida a cualquier entrenador y por tanto a Valverde, de quien Luis Fernández espera lo mejor en Barcelona. «Es como Cuco en el Athletic. Ernesto ha estado en la plantilla del Barça y conoce su identidad de juego, lo que el socio quiere. Pero ¿cuánto tiempo le va ayudar eso? Es un club que pesa mucho, y algunos jugadores han bajado el nivel. Valverde necesitará un proyecto de juego y traer refuerzos para ayudar a Messi, Neymar y Suárez, porque eso es seguramente lo que falta al Barça».

El de Tarifa, en cambio, pide al Athletic que continúe siendo «distinto». «Desde que me fui en 2000 solo ha cambiado el campo. Mantiene la cantera y su filosofía, y compite en Europa. La gente debe ser consciente del mérito que encierra todo eso, del esfuerzo y las cosas bien hechas que hay detrás. El Athletic ha sabido pelear en una liga de la máxima exigencia, una liga en la que equipos mejoran y trabajan. Es sencillamente fenomenal».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate