El Correo
Athletic Club

SUSTITUye A ZIGANDA

Gaizka Garitano ya es entrenador del Bilbao Athletic

Gaizka Garitano, junto a Josu Urrutia.
Gaizka Garitano, junto a Josu Urrutia. / Athletic Club
  • El club anuncia de forma oficial el fichaje del técnico que ha estado esta mañana en Ibaigane para formalizar el acuerdo

Gaizka Garitano ya es entrenador del Bilbao Athletic. El club ha anunciado esta tarde de forma oficial el ficha del técnico que ha estado por la mañana en Ibaigane para formalizar el acuerdo.

El técnico, que recibió la propuesta del club en mayo, se tomó un tiempo para valorar todas las posibilidades y al final decidió aceptar la que le trasladó el conjunto rojiblanco. Tanto el presidente Josu Urrutia como el director deportivo José María Amorrortu consideraron que el deriotarra era la mejor opción para suceder en el cargo a José Ángel 'Cuco' Ziganda, quien estuvo al frente del segundo equipo durante seis temporadas.

Ahora es Garitano el que se hace cargo de los 'cachorros' y es posible que le acompañe en esta tarea Patxi Ferreira, con quien forma una sociedad indisoluble desde que entrenaban al Eibar B.

Antecedentes como rojiblanco

Después de confeccionar y valorar las distintas posibilidades para el banquillo del filial, el Athletic hizo una criba y se quedó con el nombre de Gaizka Garitano. Era el que más gustaba en el club por sus antecedentes como rojiblanco y el conocimiento de la casa y también por contar con experiencia en Primera. Enseguida se convirtió en el candidato ideal y en mayo se arregló una reunión en Bilbao en la que se le trasladó la oferta de dirigir al equipo que él llegó a capitanear a mediados de los noventa. Es más, uno de los grandes valedores de su fichaje es precisamente Amorrortu, quien le entrenó en Lezama y luego en el Eibar y la Real Sociedad. Es un hombre que no tiene secretos para él y de ahí que haya apostado con firmeza por un técnico que empezó desde abajo y que consiguió abrir las puertas del fútbol de élite.

Esta última condición es fundamental para entender la llegada de Garitano. Con su contratación, Urrutia se asegura un as en la manga en el caso de que las cosas no le vayan bien a 'Cuco' Ziganda. De hecho, la idea es sumergir al deriotarra en un proceso similar al del navarro y de esta manera disponer al mismo tiempo de un formador y de un entrenador con experiencia en Primera, por si acaso. Con solo 41 años es una clara apuesta de futuro y todo indica que el compromiso alcanzado sería para las dos próximas temporadas.

Pendientes del organigrama

El Athletic todavía tiene que dar a conocer el organigrama de Lezama. Según ha podido saber este periódico, el club le ha comunicado a Aitor Iru, hasta ahora preparador de porteros de la primera plantilla, que a partir del verano se ocuparía de los guardametas del filial. Eso sí, siempre y cuando el técnico de Derio no traiga a su propio especialista en esta materia, lo que obligaría a buscar una nueva solución para un hombre con contrato en vigor. Pero, en principio, este sería destino del bilbaíno.

Garitano jugó cuatro temporadas en el Bilbao Athletic y llegó a ser su capitán antes de que Luis Fernández le hiciera debutar en la antigua Copa de la UEFA -ahora Europa League- ante la Sampdoria en Génova (1-2). Fue su estreno y también el adiós, porque al año siguiente dejó el club rojiblanco y se marchó al Eibar. Fue allí donde en la campaña 2003-2004 volvió a trabajar a las órdenes de Amorrortu, quien se lo llevó luego a la Real Sociedad. Una vez terminada su carrera de futbolista, el vizcaíno comenzó su andadura en los banquillos en el conjunto armero, primero como ayudante de Viadero, luego en el filial y finalmente en el primer equipo.

Garitano cogió a los guipuzcoanos de la mano y les llevó a Segunda, y luego, en el curso 2013-2014, obró el milagro al ascenderles a Primera. Hizo una primera vuelta fabulosa, pero conforme avanzaba el campeonato el equipo se desinfló y regresó a la categoría de la plata. Ese mismo día dimitió, aunque el Eibar se salvó en los despachos por el descenso administrativo del Elche. De allí fue al Valladolid, que le cesó, la misma suerte que ha corrido este curso en La Coruña. El caso es que el Athletic ha llamado a su puerta tras casi dos décadas fuera de casa y le ha ofrecido dirigir al filial, reto que finalmente ha aceptado. Después de 19 años fuera, el deriotarra vuelve a Lezama -antes ha tenido que pasar por Ibaigane- lugar en el que empezó todo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate