El Correo
Athletic Club

La recaída de Yeray desata una ola de solidaridad en el mundo del deporte

Yeray, durante una entrevista en Lezama. / Fernando Gómez
  • El central del Athletic deberá recibir quimioterapia y estar tres meses de baja tras reproducírsele el tumor testicular

El inesperado golpe que ha recibido el jugador del Athletic Yeray Álvarez, que ha conocido en las últimas horas que su cáncer testicular se ha reproducido, ha desatado una inmediata y cariñosa ola de solidaridad de todo el mundo del deporte. En cuanto se ha conocido públicamente que el central abandonaba la concentración de la selección española sub’21, con la que debutaba este sábado en el Europeo de Polonia, las redes sociales se han llenado de mensajes de ánimo hacia el defensa baracaldés.

De los primeros en reaccionar han sido sus propios compañeros en la primera plantilla del Athletic. Mikel San José, Iñaki Williams, Iker Muniain, Kepa Arrizabalaga y Iago Herrerín hansido de los primeros en escribirle. «Te queremos, hermano», terminaba su mensaje Muniain. Numerosos clubes de Primera División también han publicado mensajes al respecto. Real Sociedad, Alavés, Atlético de Madrid, Villarreal, Sevilla, Málaga, Valencia y Celta estuvieron entre ellos.

Especialmente cariñosos han estado jugadores de la Real Sociedad como Iñigo Martínez, Raúl Navas, Sergio Canales y el portero Rulli. También exfutbolistas del Athletic como Julen Guerrero o Iñigo Larrainzar. Incluso el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, se ha asomado a Twitter: «Ánimo Yeray. Te queremos y queremos verte pronto con la camiseta del Athletic luchando por San Mamés. Beti aurrera. #Bilbao está contigo!», ha colgado el regidor de la capital vizcaína.

Yeray Alvarez ha tenido que regresar de urgencia a casa –estaba concentrado en Madrid– al sufrir una recaída del cáncer testicular del que fue intervenido las pasadas Navidades. Un control médico rutinario, programado por los médicos para hacer seguimiento, ha detectado «una anomalía (adenopatía) que debe ser tratada», según anuncia el Athletic. El club añade que «en los próximos días el jugador comenzará un tratamiento complementario (quimioterapia) indicado por los especialistas». El club rojiblanco anuncia además que «el período estimado de baja será de, aproximadamente, tres meses», si todo transcurre según lo previsto.

La recaída de Yeray Álvarez supone un mazazo para la familia rojiblanca. El presidente del club, Josu Urrutia, anunció el pasado 23 de diciembre que se le había detectado un tumor en el testículo derecho, del que fue intervenido cuatro días más tarde. Los especialistas que le trataron comunicaron entonces que no necesitaría un tratamiento complementario. A mediados de enero recibió el alta médica. «No tengo miedo a nada», comentó el defensa de 22 años, que se ha convertido en un puntal del equipo, en su primera comparecencia tras la operación.

Su vuelta se produjo mucho antes de lo previsto, en apenas mes y medio, parón de Navidad incluido. Así, reapareció por todo lo alto el 4 de febrero, el Día Mundial contra el cáncer, en el Camp Nou, frente al Barça. «Nunca me rindo, lucho hasta que lo consigo», señaló en su reincorporación el rojiblanco, quien dijo haberse encontrado «bastante bien» en su vuelta al campo, si bien era consciente de que le faltaba «coger el ritmo».

En este sentido, Valverde no tuvo dudas y volvió a darle la titularidad, que conservó hasta el Calderón. El central ha clausurado la temporada con 35 partidos y una renovación efectuada en febrero que le blinda con 30 millones hasta 2022.

Yeray no ha sido muy prolijo en palabras al hablar de su enfermedad. Una vez superada, en cambio, sí participó en una suelta de globos frente al hospital de Cruces en el día contra el cáncer infantil y también dio una charla en Madrid para hablar de su experiencia. «Por tu mente pasan 20.000 cosas cuando escuchas la palabra que todo el mundo teme y te comunican que te van a extirpar un testículo. Te invade una sensación de miedo que quizás por vergüenza no quieres mostrar. En ese momento no sabes si después puede llegar la quimioterapia e incluso la muerte», decía ante una audiencia impresionada por su entereza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate