El Correo
Athletic Club

FÚTBOL

Pobre cosecha del Athletic en Navarra

Pobre cosecha del Athletic en Navarra
  • Lezama solo incorpora este verano un jugador de la comunidad foral pese a sus seis clubes convenidos, que le cuestan 180.000 euros al año

Aimar Peñalver, un portero de 13 años del Pamplona, es el único jugador navarro de cantera que llegará al Athletic este verano. Se integrará en el infantil A. El vivero de ese territorio realiza una aportación muy pequeña a Lezama. Y ello pese a que la estructura del club rojiblanco es la más poderosa de todas las existentes fuera de Bizkaia.

Con la incorporación este año del Oberena de Pamplona, el Athletic tiene más clubes convenidos que nunca en el territorio. En la capital, cuenta con otros dos, el Txantrea y el Pamplona, que llevan décadas vinculados a Lezama. En el resto de la comunidad suma otros tres, el Falcesino, en la Merindad de Olite, y Tudelano y Aluvión de Cascante en la Ribera.

Esta distribución le proporciona acceso a alrededor de 1.600 jugadores. El Oberena tiene 320 futbolistas, Txantrea, Pamplona y Tudelano, 300; el Aluvión, 250; y el Falcesino, 100.

Así las cosas, Navarra es el segundo territorio, tras Bizkaia, en el que más jugadores controla el Athletic. La crisis económica de Osasuna ha provocado que Ibaigane haya recibido más ofertas de clubes para convertirse en convenidos. Por ahora, la junta directiva no mantiene contactos abiertos con nadie. El equipo de Josu Urrutia ha vinculado al Tudelano y Oberena. Los otros cuatro equipos firmaron antes.

La inversión rojiblanca es potente, cerca de 180.000 euros al año. La Txantrea cobra en torno a 60.000 euros, 40.000 el Pamplona, 25.000 Tudelano, Oberena y Aluvión y alrededor de 6.000 el Falcesino.

El Athletic siempre ha reclutado muchos jugadores de Navarra. En la temporada recién finalizada estuvieron en la primera plantilla seis futbolistas llegados desde allí a Lezama. Son Iraizoz, San José y Muniain (Txantrea), Remiro (Aluvión), Eraso (Osasuna) y Williams (Pamplona). Entre los cedidos, Kike Sola (Aluvión) y Óscar Gil (Azkoyen) se incorporaron también desde esa región. Todos ellos atestiguan el destacado papel que siempre ha tenido la comunidad foral en el vestuario rojiblanco.

La captación de jugadores no es una ciencia exacta. Todo depende del nivel de cada generación. La pasada campaña la aportación navarra fue también significativamente escasa. Desde el Pamplona se incorporaron al cadete B de Lezama Aimar Collante e Iñaki Telletxea.

El caso de Diarra

Sin embargo, los clubes de Pamplona vinculados al Athletic han aportado muchos jugadores este curso al Osasuna. Han saltado a la cantera de la escuadra rojilla trece jugadores del Oberena, dos del Txantrea y otros tantos del Pamplona. Las fuentes consultadas indican que ninguno de ellos había sido sondeado por el Athletic.

Hubo otro jugador navarro que interesó al Athletic. Es el delantero de la Txantrea Youssuf Diarra, de 18 años. Llegó a prueba a Lezama en febrero, pero el club ha optado por no ficharle por la polvareda que levantó su caso. Nacido en Mali, llegó a los ocho años con su familia a Lleida, en donde echaron raíces. A los 16 años se integró en el Ardoi juvenil de Pamplona y de allí pasó al equipo de Tercera de la Txantrea.

Una de las singularidades de la expansión del Athletic por Navarra es la nula aportación del Tudelano, el equipo de la segunda ciudad de la comunidad (35.000 habitantes). Firmó por seis temporadas. Se han consumido dos. No ha venido ningún jugador desde allí. En su contrato, además de los 25.000 euros anuales tienen recogida una bonificación por futbolista que llegue a Lezama.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate