EUROPA LEAGUE

El pasado nazi del Estadio Olímpico de Berlín en el que jugará el Athletic

Exterior del Estadio Olímpico de Berlín. /FERNANDO GÓMEZ
Exterior del Estadio Olímpico de Berlín. / FERNANDO GÓMEZ

Las instalaciones del Hertha fueron sede de los históricos Juegos de 1936, durante el mandato de Hitler, y acogió los mundiales de fútbol de 1974 y 2006

IÑAKI JUEZ

El Estadio Olímpico de Berlín, donde el Athletic jugará este jueves su primer partido de la fase de grupos en la Europa League, está cargado de Historia. Con mayúsculas. Las instalaciones multiusos situadas en el distrito de Charlottenburg son ahora sede del Hertha BSC Berlin, club de fútbol de la capital alemana y rival de los rojiblancos. Pero sus orígenes se remontan al siglo pasado cuando fueron construidas, entre 1934 y 1936, para acoger a los Juegos que iban a ser utilizados por el régimen nazi como arma propagandística. Y el escenario debía ser perfecto, colosal, como la misma Alemania que Adolf Hitler estaba empeñado en mostrar al mundo como tarjeta de visita poco antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial.

El Olympiastadiom fue diseñado por el arquitecto alemán Werner March para reemplazar el antiguo estadio construido en 1913 por su padre para acoger los Juegos Olímpicos previsto para aquel año, que nunca tuvieron lugar por el inicio de la Primera Guerra Mundial. Su aspecto deslumbró a todos los países participantes que quisieron estar presentes en la cita deportiva pese al ambiente prebélico que el régimen nazi no trataba de ocultar.

Todo lo contrario. Hitler quería utilizar los Juegos Olímpicos para demostrar la superioridad de la raza aria germana sobre el resto de los participantes. Misión casi cumplida. Alemania ocupó el primer lugar del medallero con 33 oros, 26 platas y 30 bronces pero todo el mundo recordará cómo un atleta negro, el estadounidense Jesse Owens se imponía a sus contrincantes blancos en las finales de 100 m, 200 m, salto de longitud y la carrera de relevos 4×100 m.2 ante la mirada incrédula del Führer. En el estadio, existe todavía una placa conmemorativa con su nombre y con el resto de deportistas que ganaron sus respectivas pruebas ese año.

Copas del mundo

Además de los Juegos Olímpicos, el estadio berlinés también acogió la Copa del Mundo de 1974, aunque en esa ocasión solo se jugarían los partidos correspondientes a la primera ronda del grupo A. En 2006, volvería a ser sede de la máxima competición futbolística para el que fue restaurado por completo logrando la capacidad actual de 76 065 espectadores. En esta ocasión, albergó la final del torneo que se jugó entre Francia e Italia, en la que Zidane le dio un mediático cabezazo a Materazzi, que terminó con victoria para los transalpinos en los penaltis

En 2016, se disputó también ahí la final de la Liga de Campeones por primera vez, en la que el Barcelona logró su quinta Champions tras derrotar por 3-1 a la Juventus. Y el jueves el Athletic va a tener el honor de formar parte de la historia uno de los estadios con más pasado de Europa.

Fotos

Vídeos