Oscars y anti-oscars

Tan pertinente como elegir a los mejores entrenadores es advertir de quiénes lo están haciendo peor

Oscars y anti-oscars
Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Como saben bien todos los aficionados al cine, los Oscars de Hollywood tienen desde 1980 su reverso. Son los premios Golden Raspberry, más conocidos como los Razzies o anti-Oscars. Este año están nominadas las películas ‘Transformers 5’, ‘La momia’, ‘Emoji’, ‘Los vigilantes de la playa’ y ‘Cincuenta sombras más oscuras’. No he visto ninguna, pero sospecho que la cosa va a estar reñida. Si saco a colación los Razzies es porque, en los últimos días, se está hablando del premio Oscar al mejor entrenador y los técnicos de la Liga está siendo cuestionados al respecto. Uno de los que, a mi juicio, ha respondido con más criterio esValverde, que citó a Guardiola, por supuesto, pero no se olvidó de recordar a Machín y destacar su trabajo en el Girona. Podría haber citado a su amigo Mendilibar, o a algún otro de fuera.

Yo, por ejemplo, no me resisto a nominar a Maurizio Sarri. Me encanta cómo juega el Nápoles y deseo de corazón que se lleve el Scudetto. Aparte de Sarri, hay otros dos jóvenes -treintañeros, vaya-, que están llamando la atención y me gustaría pensar que el Athletic los tiene en su agenda por si el club se plantea iniciar un nuevo proyecto con un técnico extranjero. Uno de ellos es Graham Potter, al que ya le hemos visto al frente del Ostersunds. Que el otro día se le adelantara al Arsenal 0-2 en el Emirates tras haber perdido por 0-3 en casa habla de la gran personalidad que ha dado a su equipo. El segundo es Domenico Tedesco, que triunfa en el Schalke 04 -son terceros en la Bundesliga- con un fútbol radicalmente ofensivo. Me conquistó en Dortmund, durante el clásico del Ruhr, cuando se puso de rodillas delante sus jugadores en el descanso y les rogó que se olvidaran del resultado -perdían por 4-0- y se lanzaran al ataque. Empataron cuatro.

Dicho esto, vuelvo al comienzo, a los anti-Oscars, que en el fútbol me parecen igual de interesantes e incluso más pertinentes que los Oscars mismos. Esta temporada no puedo dejar de nominar a Mourinho. Me atrevería a decir que jamás un equipo tan costoso ha jugado peor. Ya tendrá que ganar algo para justificar tantos bodrios. ¿Qué podría haber otros nominados y que quizá alguno no estaría demasiado lejos? Puede ser. Pero hoy mejor no pensar en ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos