A oscuras

En Lezama se hablará hoy de cantera en unas jornadas a nivel europeo, pero el socio no podrá enterarse de nada

A oscuras
JON AGIRIANO

Las instalaciones de Lezama acogerán hoy la segunda jornada del Programa de Gestión de Clubes que organiza la European Club Association (ECA). El tema del día, según se informaba ayer en la web del Athletic, será el trabajo con las categorías inferiores y la labor con los jóvenes valores. Participarán varios expertos, entre ellos José María Amorrortu y los responsables de cantera del Milán y el Anderlecht. Se trata, pues, de una cita de lo más interesante, sobre todo para el Athletic. Para el resto de los presentes también, pero en nuestro caso hablamos de una cuestión esencial, si me apuran de un debate ontológico. Discutir sobre el trabajo en las categorías inferiores en Lezama es como discutir sobre los pronósticos del tiempo en el Centro Nacional de Metereología. No hay un sitio más pertinente.

Llegados a este punto, comencemos con las preguntas. ¿Alguien duda de que al socio del Athletic le puede resultar muy interesante lo que se diga en estas charlas? ¿No es verdad que, prácticamente condenado como está el club bilbaíno al monocultivo de su cantera -el mercado de fichajes se le ha puesto casi imposible-, todo lo que se diga sobre ella será información de lo más jugosa y útil para sus dueños, que no son otros que quienes se sientan en las gradas de San Mamés? Es evidente que sí, que a muchos socios les encantaría ser bien informados de lo que va a decirse hoy en Lezama. Esto lo saben perfectamente en el palacio de Ibaigane. Y si no lo saben -o creen lo contrario- sería mucho peor porque supondría que consideran a la masa social rojiblanca un ente acrítico y borreguil al que conviene pastorear -¡viva el despotismo ilustrado!- sin darle mayores explicaciones.

Pues bien, hoy no habrá periodistas en esas jornadas. Si descubren a uno le meten en un avión y le dejan en Tombuctú. Y tampoco habrá rueda de prensa. El Athletic, una vez más, no quiere hablar en los medios sobre el trabajo de su cantera, ni tampoco dejará escuchar lo que dicen los representantes de otras grandes instituciones. Como mucho, si tienen a bien, darán alguna cosilla en su web. Mentiría si les dijera que estoy sorprendido. Lo sorprendente hubiera sido lo contrario, es decir, la belleza de la luz y los taquígrafos. Sigamos, pues, a oscuras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos