El presidente del Athletic avala el fichaje de Diarra y cifra en un «1%» los canteranos «discutibles»

Youssouf Diarra.

Josu Urrutia recuerda que es un «convencido de la cantera» y que considera que 16 o 17 años son edades de «formación»

ROBERT BASIC

Josu Urrutia salió anoche en defensa de la política de fichajes que se practican en la factoría rojiblanca y subrayó que todas las incorporaciones se hacen con arreglo a la filosofía que vertebra la esencia del club y que los refuerzos mantienen inalterable su centenario espíritu. La intervención del compromisario Javier Fernández abrió un pequeño debate sobre el perfil de jugadores que llegan a las categorías inferiores y el presidente del Athletic sostuvo que todos encajan perfectamente en el club y que apenas un «1%» de los canteranos -en referencia a su relación histórica, no solo la actual- podrían ser «discutibles», aunque se mostró convencido de que un análisis somero y profundo de cada uno de ellos -pocos- al final validaría su estancia en el Athletic.

Fue el deustoarra quien pronuncio precisamente el nombre del maliense Youssouf Diarra, de 19 años, incorporado este verano al Basconia y que fue puesto en duda por la masa social rojiblanca. «Soy un convencido de la cantera, provengo de ella», dijo el máximo mandatario de Ibaigane, quien lanzó una encendida defensa de los criterios que rigen en Lezama a la hora de abordar fichajes y definir perfiles de los elegidos. «No le he visto jugar y ni siquiera sé si llegará a hacerlo (en el primer equipo), pero tiene derecho de poder jugar aquí», dijo sobre el atacante de Bamako, quien fue captado del convenido Txantrea después de su paso por el Ardoi. El africano se mudó a Pamplona en 2015 procedente de Lleida, donde despuntaba en las categorías inferiores tras su estancia en varios equipos catalanes, y el presidente aseveró que el Athletic no hizo absolutamente nada para fijar su residencia en el territorio vecino. «Nadie puede decir que hemos estado inmersos en su llegada al club navarro», apuntó en alusión al Ardoi, trampolín que le permitió dar el salto a la Txantrea y marcar la temporada pasada 15 goles en Tercera. Cuestionado por su edad, Urrutia afirmó que un jugador no está hecho con «16 o 17 años» y por tanto validó su período de formación en tierras navarras que, a su vez, le abrieron las puertas del Athletic.

145 millones de euros de superávit es lo que calcula la junta directiva que tendrá el Athletic al final del presente curso. LA CIFRA

A partir de ahí, defendió su fichaje con convicción y el convencimiento de que se ha obrado con corrección. También recordó que los tiempos están cambiando y que un «10%» de la población vasca proviene de fuera y que Lezama es un fiel reflejo de esta realidad social, a la que lógicamente no es ajena. «Se hacen teorías...», apuntó sobre las reflexiones que están en la calle y que cuestionan algunas incorporaciones, como por ejemplo la de Diarra. En este sentido, cifró en un «1%» los canteranos «discutibles» -no los que hay ahora, sino lo que ha habido en toda la historia del club- y pidió que nadie desvirtúe los principios esenciales de una institución singular. «No se puede dudar de la filosofía por un 1% que podríamos discutir. Al Athletic hay que valorarlo por una trayectoria y no por uno o dos futbolistas», remarcó, no sin antes recordar que también este exiguo porcentaje es susceptible de ser analizado y que seguramente tendría cabida en el modelo deportivo.

Inversiones en Lezama

Una vez debatido este asunto y realizadas las votaciones, la asamblea regresó al tercer punto del día relativo a las propuestas y proyectos de la junta directiva. El encargado de exponerlos fue el vicepresidente José Ángel Corres, quien habló de las inversiones en Lezama y San Mamés, además de las actividades llevadas a cabo por la Fundación Athletic. Ya antes se había desvelado que el club destinó en el pasado ejercicio 6,5 millones de euros a las obras en la ciudad deportiva y otros 2,5 al museo, que acaba de abrir sus puertas. En este sentido, el contador de la junta, Alberto Uribe-Echevarría, adelantó en su exposición que a la conclusión de la presente temporada el club acreditará un superávit cercano a 145 millones, resultado de los más de seis años de gestión de la actual directiva.

Uribe-Echevarría no se detuvo ahí sino que habló también de los «125 millones invertidos en infraestructuras y jugadores» desde 2011 y que el club está totalmente saneado. «Tenemos deuda cero», expuso el hombre que se encargó de evidenciar el excelente estado de las cuentas del club.

Fotos

Vídeos