Privilegiados

Los jugadores del Athletic no tienen motivos para quejarse de las críticas recibidas

Privilegiados
Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Hay jugadores del Athletic que se quejan en privado de las críticas que están recibiendo y se temen un recrudecimiento de las mismas en las ocho jornadas que restan. Sus principales temores residen en las redes sociales, donde ya se sabe que se dispara con todo y el fuego cruzado da mucho miedo. Como no frecuento esos campos de tiro, reconozco que no puedo valorar con propiedad si las quejas de los futbolistas están más o menos motivadas. Ahora bien, guiándome por lo que ocurre en los medios de comunicación, sospecho que los rojiblancos exageran. Las críticas existen, faltaría más, y sería natural que se agudizaran en caso de que se dejasen ir de mala manera de aquí al 20 de mayo. Ahora bien, están muy lejos de ser insultantes ni, desde luego, de poder causar destrozos en la moral de unos profesionales.

Es más, si algo me parece destacable y peculiar en las valoraciones que estamos haciendo del Athletic esta temporada es la generosidad con la que hemos ensalzado cualquier reacción positiva del equipo, cualquier pequeño detalle sugestivo. Lo poco que nos ha dado la tropa de Ziganda ha sido celebrado con una complacencia maternal. En fin, que descontando a algunos iracundos que en sus diatribas no se encomiendan a nadie, ni siquiera a las leyes de la ortografía, en general somos unas madres. Y el que lo dude que observe un poco el patio exterior.

Que piense, por ejemplo, cómo están siendo sacudidos los jugadores de la selección argentina, con Higuain como principal víctima. Ridiculizar al ‘Pipa’, de hecho, se ha convertido en un género en sí mismo. Otro buen punto de observación de escenarios realmente duros sería Grecia, en concreto el Olympiacos, donde su presidente, Evangelos Marinakis, ha explotado tras la última derrota de su equipo. El resultado de la deflagración ha sido que ha mandado de vacaciones a los jugadores del primer equipo tras imponerles una multa de 400.000 euros y ha ordenado terminar la temporada con los jugadores del filial. «Sólo pensáis en las bonitas casas en las que vivís y en los coches. No os preocupa el equipo. Los jugadores del filial aman al Olympiacos y a sus hinchas mucho más que vosotros», les ha dicho. Que no se quejen, pues, los jugadores del Athletic. Son unos privilegiados. En esto y en todo lo demás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos