Fútbol

Rumano, criado en Basauri y aspirante a jugador del Athletic

Cristian Ganea controla la pelota en un partido con el Viitorul de Hagi./EFE
Cristian Ganea controla la pelota en un partido con el Viitorul de Hagi. / EFE

«Tiene una calidad tremenda y mucha velocidad», dicen de este joven que vivió en el municipio vizcaíno de los 9 a los 18 años

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

«Es un chico con una calidad tremenda. Tiene un gran desborde en velocidad, es bueno en el uno contra uno. Ve muy bien el juego y además cuenta con un potente disparo con la pierna izquierda. Sube muy fácil por la banda, y cuando centra, siempre se fija dónde puede poner el balón. Eso sí, debe mejorar en defensa». Estas son las características, según un miembro del cuerpo técnico de la selección absoluta de Rumanía, de Cristian Ganea (Bistrita, 25 años), un joven criado en Basauri desde los nueve a los 18 años.

Este poderoso lateral izquierdo pasó por varios conjuntos del municipio, fue reclutado por el combinado de Bizkaia y también por el de Euskadi (coincidió con Sabin y Capa, entre otros), hasta que en edad juvenil se marchó al Mallorca. Después militó en varias escuadras de su país, y ahora despunta en el Viitorul (lleva dos goles este ejercicio), entrenado por Gica Hagi, campeón el pasado curso. Su talento le ha concedido un hueco en la selección de Rumanía: debutó en junio y ahora está concentrado con el combinado. Y ha despertado el interés del Athletic para fortalecer una posición en la que Mikel Balenziaga carece de recambio. «Él está encantado en su equipo con Hagi», afirman en su entorno. «No tenemos nada que comentar», añaden. Sin embargo, personas cercanas a Ganea reconocen que sería un sueño vestir de rojiblanco.

Como todos los niños de su edad, al aterrizar en Basauri -sus padres y su hermana aún residen en esta localidad donde regentan una cafetería- sentía pasión por el balón. Y buscó un equipo para desarrollarse y pulir sus cualidades. Se enroló en el Basconia, pero no pudo jugar porque no llegó el permiso desde Rumanía. En edad infantil comenzó a defender la camiseta del Basauritarrak, recaló en época cadete en el Basconia y terminó en el Indartsu cuando ya era juvenil. De esa época le conoce Eñaut Barandiaran, coordinador del club. «Era un jugador que destacaba mucho. Era extremo izquierdo o mediapunta. Ahora ha retrasado su posición. Tiene un golpeo espectacular. Y ha madurado mucho, porque antes era un poco frío. Y físicamente es muy bueno, técnico, y poderoso en el uno contra uno».

Su DNI

Nació en
Bristita, Rumanía. Tiene 25 años.
A Basauri.
Llegó con nueve años, con sus padres. Y se marchó a los 18, al Mallorca juvenil. Ahora es internacional absoluto con Rumanía.
2
goles ha marcado esta temporada en la Liga 1 con el Viitorul. Es el futbolista con más minutos.
Su talento.
«No se pone nervioso cuando le presionan y sabe sacar el balón jugado desde atrás. Confía en sí mismo»

Todas esas características le han transportado a la selección de Rumanía, que se ha quedado fuera del Mundial de Rusia y que ahora construye un proyecto solvente de cara a la Eurocopa de 2020, en la que Bucarest será una de las sedes, igual que Bilbao. Él es uno de los puntales de este plan a menos de tres años vista. «Sus condiciones más destacadas son su calidad y su claridad para ver el juego. Además, no se pone nervioso cuando le presionan y sabe sacar el balón jugado desde atrás. Tiene confianza en sí mismo, arriesga y resuelve muy bien este tipo de situaciones», expresa el integrante del combinado rumano.

Para llegar a este punto, ha recorrido múltiples equipos. Ya en edad juvenil consiguió, con el Indartsu, el ascenso de Liga Nacional a División de Honor. Tras un torneo entre comunidades autónomas, tocó a su puerta el Mallorca. A la entidad bermellona le gustó lo que observó sobre el césped. Le hizo «una buena oferta». El cuadro de Basauri, al ser convenido del Athletic, descolgó el teléfono y llamó a Ibaigane, que ya había tenido a prueba en algún entrenamiento a Ganea. El club bilbaíno mostróinterés, pero no se concretó ningún acuerdo. Y el joven se marchó a las islas Baleares. Primero al Juvenil, pero acabó debutando en el Mallorca B, en Segunda División.

Del estilo de Roberto Carlos

En enero de 2013, regresó a Rumanía. Recaló en un equipo de segunda división (Targu Murus), pasó a un grupo de primera (Universidad de Craiova), se fue al Sageata Navodari, de segunda, luego al Brasov, y en julio de 2015 recaló en el Viitorul, donde continúa. «Por su calidad, en su equipo también suele jugar de mediocentro. Es un chico bastante completo. Pero destaca en la banda. Salvando las distancias, se podría parecer a Marcelo, por su facilidad para subir, para llegar a la línea de fondo, y para mirar al área y elegir bien el centro, sin precipitarse», estima el miembro del cuerpo técnico de Rumanía. Allí, en cambio, la comparación la hacen con Roberto Carlos, en parte por los misiles que activa a balón parado con su pierna izquierda: en Youtube se puede observar más de una diana de falta.

De momento, dicen los que le conocen, solo vive centrado en el Viitorul -camina en quinta posición en el campeonato- y en la selección de Rumanía: no quiere distraerse con el interés del Athletic y otros conjuntos como el Málaga (estaría dispuesto a pagar 400.000 euros), el Anderlecht y el Friburgo alemán. «Está en su mundo», comenta una persona cercana a Ganea, que le define como «un chico excelente, con un talento deportivo extraordinario». «Y está -añade-en un momento de madurez deportiva». Ha jugado 16 encuentros de la Liga de los 17 disputados por la tropa de Hagi (el que más minutos de la plantilla), dos de la fase previa de la Champions League, en la que su escuadra cayó frente al Apoel Nicosia -¿les suena?-, y uno de la Europa League, en la que le destrozó el Red Bull Salzburgo.

A pesar de la distancia, este joven criado en Basauri estaría encantado de recalar en el Athletic y de regresar a Bizkaia. De hecho, se interesa por el estado del equipo rojiblanco, por su evolución en la Liga y en Europa... Los que le conocen afirman que cuenta con condiciones para hacerse con un hueco en el equipo de José Ángel Ziganda. «Sin duda. Tiene calidad, y capacidad. Le pega muy bien a la pelota. Y es muy completo», remata el integrante del cuerpo técnico de la selección.

Fotos

Vídeos