timing, el manejo de los tiempos

El equipo está recuperando la fortaleza como grupo, pero hay que dar un salto de calidad en los últimos metros

Julen Guerrero
JULEN GUERRERO

Superado el partido frente al Östersunds con victoria, y casi sin tiempo de recuperación, el Athletic juega esta tarde en Vigo frente al Celta. Ambos equipos están con ciertas urgencias clasificatorias, y de ambos se espera mucho más durante esta temporada.

El Celta es un equipo que tiene su fútbol muy definido; intenta salir con el balón jugado desde atrás y su centro del campo siempre se ofrece a jugar entre líneas. Además de lo dicho, en ataque podemos ver una banda con más amplitud y profundidad, la izquierda, con Pione Sisto, que la otra, la derecha, de donde parte Iago Aspas, pero que se mete mucho hacia el centro, en busca del último pase y, sobre todo, el gol.

En casa parecen algo atascados; sólo han ganado uno de los cinco partidos que han disputado. El Alavés es el único adversario que ha jugado en Balaídos y que no ha conseguido marcar. Llega mucho al área rival, es una escuadra hecha para atacar. Y, posiblemente, por este motivo, también concede muchas ocasiones. Sus líneas suelen separarse mucho, y si delante tiene un equipo que posee paciencia para llevar el control del juego, sufren.

A todo esto llega el Athletic con la moral alta, después de ganar en la Europa League, pero que tiene que seguir dando pasos de mejora, en busca de perfeccionar su estilo.

El jueves después del partido, se atribuyó la victoria a la garra, la lucha, la entrega, la insistencia… algo fundamental para sacar los partidos adelante. Condiciones necesarias, pero no suficientes. El equipo está recuperando la fortaleza como grupo, pero hay que dar un salto de calidad en los últimos metros.

Muchas fueron las llegadas al área rival, pero realmente se generaron pocas ocasiones claras de gol. Quizá los últimos metros necesitan que las revoluciones del partido bajen un poco. La acción previa a l diana, el último pase, ese que termina la jugada y deja a tu compañero en condición de finalizar, necesita su Timing. El manejo de los tiempos cuando juegas a ritmos altos es de lo más difícil en el fútbol. Velocidad y pausa son necesarias para lograr el éxito deseado. Y en esto el Athletic tiene mucho margen de mejora.

Es seguro que en otros encuentros no habrá tantas llegadas. La diferencia no la marcará la insistencia sino la forma de atacar en los metros finales y la calidad en el último pase. Y teniendo en cuenta que a través del juego interior, tras la baja de Iker Muniain, será mas complicado, es evidente que el fuerte ofensivo del Athletic está por las bandas. Será importante coordinar la calidad de los centros con los jugadores que llegan al remate.

Por bandas hay jugadores que dan amplitud al juego, rápidos y con desborde. Mientras en el remate, están otros con gran poderío y siempre dispuestos a aprovechar todo lo que llegue. Sólo es cuestión de coordinar todo esto con calidad. Y todos necesitan su Timing.

Igualmente ese último pase, aunque diferente, viene a través de las faltas o corners. El jueves, el Athletic botó 16 saques de esquina, y no dio la sensación de asustar a través de ellos, cuando siempre han sido una gran baza ofensiva. En este aspecto, además de un golpeo preciso, el Timing del que saca, con respecto a quienes rematan (y viceversa) es fundamental. También en jugadas de estrategia, el Athletic tiene potencial y margen de mejora para poder sacar más rendimiento.

Fotos

Vídeos