Athletic - Formentera, 21.30h

La Copa, mucho más que un trámite

Aduriz, Williams, Laporte y Etxeita están en la lista para el duelo de esta noche, mientras que Balenziaga se ha quedado fuera. / IGNACIO PÉREZ
Aduriz, Williams, Laporte y Etxeita están en la lista para el duelo de esta noche, mientras que Balenziaga se ha quedado fuera. / IGNACIO PÉREZ

Además de sellar el pase ante el humilde Formentera, el Athletic debe ofrecer una buena imagen

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

El Athletic afrontará esta fría noche (21.30 horas) un encuentro que es mucho más que un trámite ante un grupo humilde, el Formentera, que se estrena en Segunda División B y que hace un año, en este mismo tramo de la Copa, fue masacrado por el Sevilla con nueve goles en el Sánchez Pizjuán. No se le pide tanto al conjunto de José Ángel Ziganda, por supuesto, pero no servirá hoy con cumplir el expediente, despachar a este conjunto balear después del 1-1 de la ida, y caminar hacia los octavos de final con un insulso triunfo; ni hablar de una posible eliminación que sería un auténtico fracaso y un golpe descomunal para el proyecto del técnico.

Los hombres de 'Cuco', aunque con las habituales rotaciones -el Madrid espera en la puerta el sábado-, viven con la obligación de ofrecer una buena imagen, pujante, convencer y colocarse el traje de equipo sólido, solvente, capaz de evitar preocupantes desconexiones como las que se padecieron el domingo en Riazor, o de esquivar esa tendencia a recibir un directo al mentón para luego reaccionar.

0 Athletic

Suplentes: Unai Simón (ps), Iturraspe, Williams, Lekue, Aduriz, Raúl García y Núñez. Debe descartar a dos.

0 Formentera

Suplentes: El técnico dará hoy la citación para el partido en San Mamés.

1/16 COPA VUELTA
San Mamés, a las 21.30 horas (televisión)
árbitro
Del Cerro Grande

Se pueden poner todas las excusas que se deseen por parte de la plantilla: que es un rival menor, pero al que se respeta; que el sábado el Athletic juega 'su' partido, el tradicional, contra el Madrid en San Mamés; que la motivación no resulta igual ante un grupo de Segunda B que medirse al actual campeón de Europa; e incluso tirar de la falta de rodaje de algunos futbolistas y la escasa compenetración por la ausencia de minutos juntos sobre el césped. Pero nada de esto sirve para el duelo contra el Formentera de Joseba Garmendia.

El conjunto vizcaíno, quizá en el día que menos público asistirá a La Catedral -la hora, el día, la lluvia, el rival y el frío no motivan para estar por encima de los 32.354 espectadores ante el Östersunds- tiene que evidenciar, con creces, su superioridad, demostrar su carácter y esos hombres con menos minutos demostrar a 'Cuco' que puede contar con ellos, como ha hecho, por ejemplo, Mikel Rico. Y, de paso, también tirar de amor propio, superar con claridad a un equipo balear que en el encuentro de ida resultó superior y provocó sonrojo en el universo rojiblanco. Y despertar la ilusión de una afición desorientada y un tanto enojado por la falta de rendimiento de la tropa.

Pequeño acicate moral

Es verdad que una victoria en esta ronda del torneo del ko, con su correspondiente evolución y un rendimiento notable, no acabaría con los males rojiblancos -todo eso se puede calificar de obligación: «tenemos que intentar hacer un buen partido de fútbol», aportó ayer Ziganda-, pero sí serviría para encarar de otra manera el encuentro frente al Real Madrid, ese grupo al que por última vez se le ganó en Bilbao en marzo de 2015.

Más información

Serán distintos los protagonistas locales -hoy habrá rotaciones, un nuevo centro del campo, la titularidad de Iago y otros hombres con menos minutos como Vesga, Aketxe, Bóveda y Sabin (este vez solo ha reclutado el técnico a Simón del filial por la lesión de Kepa-, pero se puede emplear como un pequeño acicate moral, ya que cualquier alegría será bien recibida en un vestuario que carece de excesivas sonrisas, más allá de la garra, la casta y el coraje mostrada ante el Villarreal y el Hertha, y un ligero desarrollo de su fútbol.

En el lado contrario, el Formentera acude a Bilbao con la esperanza de sorprender al Athletic, escoltado por 230 aficionados que no se quieren perder este partido histórico para el grupo entrenado por Tito García Sanjuán. Saben que es casi un imposible, pero se agarran a esa mínima esperanza para derribar a una escuadra de Primera, con tanta tradición en un torneo como la Copa del Rey. Aunque se toparán con un equipo que no quiere que un mero trámite se convierta en una auténtica pesadilla y, de paso, demostrar algo más de lo que colocó en el césped del Estadi Municipal de Sant Francesc, en una tarde de bochorno para olvidar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos