Los ultras rojiblancos son «violentos, imprevisibles y peligrosos»

Parte del material incautado a los radicales del Athletic./
Parte del material incautado a los radicales del Athletic.

La Ertzaintza ha puesto el foco en una treintena de personas que son los más extremistas dentro de los radicales

D. S. OLABARRI | JOSU GARCÍABilbao

En los incidentes del pasado jueves en San Mamés participaron más de un centenar de hinchas rojiblancos. En su mayoría estaban organizados. Pese a que las fuerzas de seguridad les habían requisado diverso material a lo largo del día, muchos de ellos llegaron al campo armados con palos, puños americanos, material pirotécnico y bengalas. Hasta se pudo ver alguna llave inglesa de gran tamaño y hubo armas blancas: un ruso fue apuñalado en la espalda, según el parte médico emitido por el hospital de Basurto.

Los ultras del Athletic no suelen protagonizar altercados con frecuencia. Pero la Ertzaintza sí ha detectado un grupúsculo de extremistas que son «imprevisibles, violentos y peligrosos». Son los más radicales dentro de los radicales. Hace dos años, la Policía autonómica estimaba que eran entre 30 y 40 personas. Los expertos les conocen. Les tienen identificados. Saben también que se suelen reunir en la zona de Olabeaga. De hecho, una columna de ultras fue retenida el pasado jueves cuando subía al estadio de San Mamés desde el citado barrio bañado por la ría.

Las fuentes consultadas afirman que estas personas utilizan el fútbol «como excusa para practicar la violencia». También lo cree así el delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés: «Son gente joven con ganas de violencia y aprovechan el fútbol para desarrollar esa actitud», dijo ayer en los micrófonos de ‘Onda Cero’. De Andrés añadió que «tienen experiencia en lanzar objetos a la Policía».

Los más radicales dentro de los radicales son de ideología de extrema izquierda, según fuentes de los cuerpos de seguridad. No está muy clara su estética. En el pasado llevaban el pelo cortado al estilo militar, compartiendo el modo de vestir de los ‘red skin’, pero su aspecto va cambiando. No son tan jóvenes. La mayoría ronda los 40. Están considerados como «provocadores» y «muy peligrosos». Pueden pasar mucho tiempo sin protagonizar reyertas. Pero las probabilidades de que actúen crece cuando el Athletic se enfrenta a un equipo cuya hinchada es considerada «enemiga» o simpatizante de una ideología de extrema derecha.

Paliza a cinco rusos en 2012

Su ideal político es combatir el fascismo, la homofobia y el racismo. Defienden el acercamiento de los presos de ETA y algunos postulados del mundo de EH Bildu, pero la Ertzaintza no les encuadra estrictamente en los círculos tradicionales de simpatizantes de la izquierda abertzale.

Algunos de los incidentes más violentos que han protagonizado han tenido como escenario Bilbao. En 2012, cinco jóvenes rusos aficionados del Lokomotiv fueron apaleados en los alrededores de la plaza Moyua. Uno de ellos resultó herido de gravedad y tuvo que ser ingresado en el hospital de Basurto. En febrero de 2016, este grupúsculo de ultras se enfrentó a radicales del Olympique de Marsella en la zona de Indautxu. Los franceses causaron graves daños en este lugar. El equipo galo regresa a la capital vizcaína dentro de tres semanas. El 15 de marzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos