Urrutia baja a 50 millones la cláusula en un nuevo intento de que Kepa renueve

Kepa se reincorporó ayer por la tarde a los entrenamientos después de estar concentrado con la selección absoluta. /L. A. G.
Kepa se reincorporó ayer por la tarde a los entrenamientos después de estar concentrado con la selección absoluta. / L. A. G.

El presidente del Athletic reduce a la mitad el blindaje que le planteó en el inicio de los contactos y confía en que el guardameta lo acepte

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Josu Urrutia ha indicado a Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 23 años) que acepta bajar su propuesta de cláusula de rescisión a 50 millones de euros, según ha podido saber EL CORREO. Se trata de la mitad de la que llegó a plantear en un inicio. El club propuso al portero en la primera fase de las conversaciones un blindaje de 90 millones que se elevaría a 100 en la parte final del contrato. Luego lo bajó a 80 y ahora ha llegado a este punto. Sería o estaría muy cerca de la línea roja que el club no franqueará.

La maniobra del presidente es una gran concesión al portero en un intento de lograr que renueve el contrato que concluye el próximo 30 de junio. El ondarrutarra, sin embargo, plantea un blindaje llamado ‘de mercado’.

Esto significa que si un día se quiere ir, esté al alcance de quien le pretenda. Las fuentes consultadas por este periódico mantienen que la cláusula que demanda es de 30 millones y que se ha empeñado en no subir de ahí.

El Athletic es consciente de que el Real Madrid ha situado a su portero en el punto de mira y que podría hacer frente a la cláusula de 30 millones con tranquilidad.

Las dos partes mantienen vías de interlocución abiertas, aunque están lejos de un trato

La perspectiva de Florentino Pérez es que necesita un nuevo guardían de la meta blanca. Lleva en esta tarea dos años. Fracasó en su intento de fichar a De Gea en 2016 y el pasado verano le sucedió lo mismo con Donnarumma, del Milan. De este trío de guardametas, Kepa es el que está más a mano para el presidente del Real Madrid.

El portero pide que, si firma, la nueva cláusula de rescisión entre en vigor a partir del 1 de julio

En su última rueda de prensa, Urrutia indicó no haber dicho su última palabra en la negociación. El presidente podría bajar el blindaje, pero da por descartado llegar hasta los 30 millones que demanda Kepa.

El deustoarra no quiere dejar el legado de una cláusula de 30 millones. Sería, entiende, un golpe tremendo para la causa rojiblanca. Otros jugadores podrían seguir por el mismo camino y el club se vería sometido constantemente a las amenazas de entidades de mayor poderío económico.

El presidente asume que Kepa no tendrá el blindaje más alto de la plantilla, tal y como era su intención. El primer puesto lo mantendrá Laporte con sus 65 millones, 70 a partir del 1 de julio. Pero Urrutia desea que al menos se coloque en el segundo escalón, en 50 millones, la misma cantidad que tienen Williams y Beñat. Lo que no asume de ninguna manera es que se quede en los 30 millones de Unai Núñez, Vesga, Córdoba y Yeray, entre otros.

El nuevo contrato

Las fuentes consultadas añaden otro problema para llegar a un acuerdo. El portero reclama que el nuevo contrato comience a aplicarse el 1 de julio. Esto significa que hasta ese momento se mantendría su actual cláusula, de 20 millones.

Sergio Ramos le abre la puerta: «Es un grandísimo portero»

Sergio Ramos abre la puerta a la llegada de Kepa al Real Madrid. Las palabras del central y capitán blanco tienen gran impacto en la opinión pública blanca. El andaluz dejó claro en San Petersburgo que la posibilidad de fichar a Kepa le parece interesante. «Es un grandísimo portero. Tiene buenas condiciones y muchísima proyección», dijo tras el empate de España ante Rusia.

Las palabras del sevillano llegan en medio de la ofensiva blanca por su compañero de selección. Kepa vive en medio del ojo del huracán, una situación que puede afectar a gente de carácter débil. Ramos cree que la situación ayudará a endurecer al ondarrutarra. «¿Presión? De todo se aprende y hay que saber llevarla».

Lo que no cree el capitán blanco es que su club vaya a realizar el fichaje de Kepa en enero. «Estos temas se barajan en verano».

Las negociaciones se mantienen abiertas. Los contactos telefónicos son constantes. Hay una sólida relación de confianza entre los interlocutores rojiblancos (Jon Berasategi, el director general, y José María Amorrortu, el director deportivo) con los representantes de la agencia Bahía Internacional, aunque no hay acuerdo por el momento.

Las otras dos cuestiones del contrato no ofrecen problemas. Este periódico adelantó que el Athletic y el portero estarían de acuerdo en una ficha cercana a los 2,2 millones netos anuales y en un contrato hasta el 30 de junio de 2022. Urrutia incluso estaría dispuesto a subir su oferta económica al guardameta y llevarla a cerca de tres millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos