Los 'cachorros' se despiden con todos los honores

Los 'cachorros' se despiden con todos los honores

El Bilbao Athletic pone contra las cuerdas al Villarreal B, roza una remontada épica y se queda a un gol del milagro que fue a buscar

Robert Basic
ROBERT BASIC

El Bilbao Athletic fue a buscar un milagro y llegó a acariciarlo con la yema de los dedos. Confió en su fútbol y en sus posibilidades, puso contra las cuerdas a un desdibujado Villarreal B y se quedó a un gol de firmar una remontada épica. En apenas 21 minutos los 'cachorros' le metieron dos sopapos al 'submarino amarillo' y le griparon el motor, que tardó un buen rato en volver a carburar.

Los locales no sabían por dónde les daba el aire, mientras que los chavales de Gaizka Garitano mordían y llevaban peligro a la portería rival. No tardaron nada en profanarla y en meter mucho miedo en el cuerpo a los castellonenses, quienes se afanaban en achicar el agua que les mojaba los tobillos y subía hasta las rodillas. Lo que parecía imposible se tornó real y los rojiblancos se partieron el alma explorando un túnel en el que habían encendido la luz. Veían lo que tocaba hacer, pero no pudieron completar su obra y se despidieron del ascenso con todos los honores.

0 Villarreal B

Cantero, Roger, Quitillà, Juan, Pau, Imanol, Chuca (Mario, min. 55), Morlanes, Dalmau (Simón, min. 80), Darío (Pedro, min. 90) y Samu.

2 Athletic

Simón, Sillero (Areso, min. 79), López, Gil, Bilbao, Undabarrena, Agudo, Nolaskoain (Baqué, min. 74), Benito, Íñigo Vicente (Dopi, min. 79) y Guruzeta.

Árbitro:
Alberola Rojas, ayudado por Grande Rabadán y Muñoz Méndez. Amonestó a los locales Quintillá, Dalmau, Samu y Roger; así como a los visitantes Nolaskoain y Dopi.
Incidencias:
Partido disputado en el Mini Estadi de la Ciudad Deportiva del Villarreal ante unos 4.000 espectadores.
Goles:
0-1, min. 6: Guruzeta; 0-2, min. 20: López.

El Bilbao Athletic aterrizó en Villarreal con una mochila en la que el 1-3 de la ida pesaba un mundo. La dejaron los bilbaínos en el vestuario y salieron a volar. Solo había transcurrido un puñado de minutos cuando Iñigo Vicente avisó con un remate a la salida de un córner y luego llegó el zarpazo de Guruzeta. Un defectuoso despeje de la defensa amarilla cayó en las botas del donostiarra, quien empalmó a la primera y batió a Cantero, fuera de sitio.

Sensación de desconcierto

El filial estaba en el escenario ideal: 0-1 nada más comenzar el choque y con los jugadores del Villarreal B mirándose unos a los otros, nerviosos y dubitativos. Y para ahondar en esta agradable sensación del desconcierto ajeno apareció Andoni López e hizo el segundo con un disparo desde fuera del área. Los más de 3.000 espectadores que poblaron las gradas del Mini Estadi se frotaban los ojos y los rojiblancos competían con la mirada afilada.

En el 'submarino amarillo' solo carburaban Chuca, Darío y un magnífico Samu. Este chaval dará mucho de qué hablar y no tardará en pegar el salto y acomodarse en la élite. Cada vez que cogía el balón transmitía sensación de peligro, algo distinto y hermoso, pero también es verdad que su capacidad de sacrificio fue mínima y que apenas echó mano en las labores defensivas. El Bilbao Athletic jugaba de maravilla, combinaba y tocaba. Olía el nerviosismo de su rival y buscaba la estocada definitiva, el torpedo que acabaría hundiendo al 'submarino'. En una primera parte brillante, los chicos de Garitano borraron a los castellonenses y les perdonaron la vida en el minuto 43, cuando Asier Benito estrelló un balón el palo –también dispuso de una gran ocasión en el 15 y falló– y erró el tercero.

Cambio de rumbo

Los 'cachorros' se fueron con un magnífico 0-2 al vestuario y la convicción de que el milagro estaba al alcance de la mano. Se trataba de dar la puntilla al Villarreal B y enseñarle la puerta de salida de la eliminatoria, que pendía de un hilo y pudo ser para cualquiera. Pero los rojiblancos pegaron un pequeño bajón y los amarillos recuperaron el pulso. Latían, estaban vivos, y se hicieron con el control del choque. De hecho, las mejores ocasiones en la segunda mitad fueron suyas y solo Simón impidió que nivelaran el marcador. Primero hizo un paradón a Samu y luego a Mario, goles que ya se cantaban en la grada.

El Villarreal B empezó a perder el tiempo y el árbitro añadió ocho minutos de descuento. Al final hubo un conato de tángana, pero no pasó a mayores. El Bilbao Athletic dijo adiós al ascenso y lo hizo con todos los honores y las botas puestas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos