En el Wanda, sin los viejos ‘rockeros’

En el Wanda, sin los viejos ‘rockeros’
Andoni Ayarza
ANDONI AYARZA

No creo equivocarme si afirmo que, en la previa del duelo frente al Spartak de Moscú, ni los más optimistas hubiesen imaginado un marcador al descanso de cero a tres favorable al Athletic. Ni el ánimo, ni la inercia, ni el fútbol desplegado hasta la fecha empujaban en esa dirección. Pero allí estaban ellos. Y, sin restar ni un solo mérito al notable rendimiento de todos los leones -con un Yeray estelar en defensa-, me refiero fundamentalmente a los dos futbolistas con más experiencia y mejor currículum de la actual plantilla rojiblanca: Raúl García y Aritz Aduriz.

Dos viejos ‘rockeros’, de 31 y 37 años respectivamente, que se encargaron de descoser el entramado defensivo del Spartak ante la impotencia de una escuadra moscovita que acusó la larga inactividad provocada por el parón invernal en la Premier rusa y donde solo dio señales de su buen nivel deportivo el capitán Glushakov.

Si Aduriz fue decisivo en la definición, Raúl García no lo fue menos en la lucidez individual con balón en los pies para tomar la decisión acertada en los últimos metros del campo, asistiendo de lujo al espacio en el primer gol rojiblanco y, a renglón seguido, acaparando protagonismo para conducir en el despliegue ofensivo y para provocar una falta decisiva al borde del área rival. En resumen, el primero firmó su enésimo alarde como ‘killer’ del área y el segundo exhibió el carácter, la inteligencia y la calidad técnica de las que ha hecho gala a lo largo de toda su trayectoria profesional.

Pero mañana ninguno de los dos saltará al Wanda Metropolitano. Una circunstancia que, sin duda alguna, obliga al técnico rojiblanco a reinventar una nueva estrategia colectiva sin ellos sobre el césped. Y no será nada sencillo frente a un Atlético plagado de talento -físico, técnico, táctico y estratégico-, que también llegará al duelo con la sonrisa en los labios tras su contundente triunfo en la Europa League frente al Copenhague danés y que, a día de hoy (a 7 puntos del Barça de Valverde), es el único equipo que todavía puede seguir soñando con la conquista del título de Liga. Y mucho más tras haber recortado 4 puntos en los últimos dos partidos ligueros.

Eso sí, la evidente etiqueta de dificultad que anuncia el choque en el nuevo estadio ‘colchonero’ para nada tiene que convertirse en un epitafio por adelantado para un Athletic que, tras mucho tiempo en la oscuridad, volvió a darse un baño de ilusión y autoestima bajo el gélido cielo de Moscú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos