El derbi acaba en esperpento al suspender el árbitro del partido

E.C.

El colegiado puso punto y final al encuentro a falta de dos minutos por una trifulca entre los futbolistas un partido en el que Athletic superó el último examen ante el Alavés

Juanma Mallo
JUANMA MALLOBarakaldo

Bochorno. La final de Euskal Herriko Txapelketa, la última prueba del Athletic antes de emprender el primer tramo decisivo del curso, terminó en esperpento. El árbitro, Palencia Caballero, de Segunda División B, suspendió el encuentro ante el Alavés a dos minutos del final, cuando quedaba un suspiro, por una trifulca entre los jugadores en la banda. Ya había amagado el colegiado guipuzcoano, que el pasado curso enseñó 65 amarillas y cinco rojas en 12 partidos, con tomar esa decisión en el minuto 72: expulsó a Alexis y el central le agarra la cara. Llamó a sus auxiliares y pensó en dejar el césped, pero los jugadores le convencieron para que continuase un partido que era algo más que un ‘bolo’ veraniego. Eso sí, advirtió de que no quería más problema. Siguió el amistoso, un tanto subido de tono en algunos momentos, hasta que Romero le entró fuerte a Saborit en la banda. El catalán se revolvió, se produjo una tangana... Y el árbitro se marchó del césped de Lasesarre para sorpresa de todos.

2 Athletic

Kepa (Iago Herrerín, min. 46); Lekue (Sabin Merino, min 72), Bóveda, Laporte (De Marcos, min. 46), Saborit; San José, Vesga (Mikel Rico, min. 46); Susaeta (Etxeita, min. 46), Raúl García (Muniain, min. 46), Córdoba; y Williams (Aduriz, min. 46).

2 Alavés

Pacheco; Vigaray, Ely (Maripan, min. 46), Alexis, Héctor (Pedraza, min. 60); Wakaso (Torres, min. 60), Manu García (Tomás Pina, min. 60); Burgui (Romero, min. 74), Ibai, Sobrino (Diéguez, min. 72); y Santos.

Goles
1-0. M. 42. Vesga; 1-1. M. 52. Ibai; 2-1. M. 56. Aduriz.
Árbitro
Palencia Caballero. Expulsó a Alexis en el minuto 70 ppor Amonestó a Raúl García, Etxeita, por el Athletic; y Wakaso, Maripan, por el Alavés.
Incidencias
Alrededor de 1.500 espectadores en Lasesarre, en la primera edición de Euskal Herriko Txapelketa.

Corrió Aduriz a decirle que se quedara, le señalaba la portería de Pacheco, también el resto trataron de persuadirle, pero nada. Enfiló el camino del vestuario, y los profesionales se quedaron en el césped sorprendidos. Se saludaron, se abrazaron, charlaron, anodados con lo sucedido. Sin ganador en la primera edición de este torneo que iba a decidir el mejor grupo vasco de la temporada 2016-17, partido suspendido en el que el grupo vizcaíno mostró una buena imagen, notable: los goles del oponente llegaron tras un penalti.

Era la última prueba para el Athletic de una pretemporada que arrancó el 3 de julio, el amistoso que servía para pulir los últimos detalles antes de una semana de alto voltaje, con la ida del play-off de la Europa League y el estreno de la Liga, y Ziganda apostó por una alineación inicial en la que combinó a titulares y hombres que buscan una oportunidad, ‘secundarios’ de lujo. En punta, situó a Williams, una posición en la que gozará de muchos minutos este ejercicio, tiró de Córdoba en la izquierda, como siempre insistente el bilbaíno y con detalles de su calidad, y situó a Vesga acompañado del futbolista al que ha relegado, San José. Atrás puso a la pareja formado por Bóveda y Laporte. En el Alavés, por su parte, Luis Zubeldía situó en Barakaldo a un ‘once’ que se puede asemejar al que el viernes colocará en Leganés en el inicio del torneo de la regularidad.

Fue una primera parte con escaso ritmo, más propia del estreno del calentamiento de curso, típico encuentro en el que pesan las piernas por el trabajo acumulado. Eso sí, los de ‘Cuco’ eran los propietarios del balón, con un cuadro albiazul bien plantado, pero con menos imaginación que con Pellegrino. La primera oportunidad llevó el sello de Vesga, destacado en los 45 minutos que disputó. Luego Raúl García buscó en profundidad a Williams, que se sacó un centro hacia Susaeta. Le hicieron falta al eibarrés, pero la estrategia no sirvió de nada. Ayer la seña de identidad vizcaína en este amanecer de la temporada no resultó determinante.

No obstante, el dominio no se traducía en ocasiones para los rojiblancos. No es lo mismo la presencia de Aduriz en punta, que fija a los delanteros, que Williams, con más movilidad, y menos espacio para lucir su potencia y velocidad. De ahí su tendencia a caer a la banda para contar con metros para explotar sus virtudes. El Athletic llevó el ‘uy’ a las gradas, con masiva presencia vizcaína, con un saque de falta botado de forma extraña por Susaeta. Se la encontró San José en el área y le desvió, con una buena intervención, Pacheco. Era el minuto 28, y poco después Vesga cometió el único error de una notable tarde. Perdió la pelota. Y la contra acabó con un disparo lejano de Wakaso, que precedió a la forma ideal de enmendar un error: Williams deja el balón en la frontal, y el vitoriano se saca un sobresaliente disparo con la zurda que acaba en gol. Era lo que le faltaba al alavés en este mes y diez días de ensueño, en el que se ha confirmado como titular como Beñat.

Fue Vesga uno de los cambios en el descanso. Entraron hombres Etxeita, Rico, Muniain, Aduriz y Iago Herrerín. Y aumentó la intensidad del fútbol rojiblanco. Sin embargo, en estos instantes iniciales, el Alavés empató el partido. Pitó el árbitro penalti por mano de Aduriz. Iago adivinó la intención de Ibai, lo paró, pero el rechace llegó al de Santutxu, que no perdonó. Pero no le dio tiempo al Alavés para celebrarlo. En una jugada de esas que aparecen en todos los manuales, Aduriz anotó el segundo. Muniain condujo la pelota, la abrió a Lekue, y este centro a la cabeza del guipuzcoano, otro que restañó su fallo de inmediato.

Los babazorros buscaron la igualada, pero Herrerín disfruta bajo los palos. Atento. También pudo marcar Muniain en un mano a mano con Pacheco, poco después de que se produjese una acción condenable por parte de Alexis, esa agresión al árbitro que provocó tensión en el colegiado. Nervios. Empató el Alavés de penalti y, tras una trifulca, el juez se marchó del campo. Un esperpento. Sin ganador en el primer Euskal Herriko Txapelketa. Sin txapela.

Fotos

Vídeos