Athletic

Ziganda mantendrá el bloque en el decisivo choque de hoy ante el Dinamo

Los jugadores rojiblancos realizaron una suave sesión de entrenamiento antes de afrontar hoy el duelo ante el Dinamo.
Los jugadores rojiblancos realizaron una suave sesión de entrenamiento antes de afrontar hoy el duelo ante el Dinamo. / Borja Agudo

El Athletic espera sellar el pase al play-off de la Europa League sin sobresaltos después del empate logrado en la ida en Bucarest

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Sin sobresaltos. El Athletic espera sellar esta noche en San Mamés ante el Dinamo de Bucarest sin ningún tipo de contratiempo el pasaporte para el play-off de la Europa League, el paso previo a la deseada fase de grupos. El empate conseguido hace una semana en el ardiente National Arena, con un gol a domicilio y un calor asfixiante, provoca cierto margen de seguridad en la plantilla rojiblanca, que sabe que al amparo de su gente cuenta con una dosis extra de energía. Vamos, el vestuario, que por supuesto asume que no puede pecar de un exceso de confianza, se ha conjurado para que el duelo de vuelta de esta tercera eliminatoria sea un placentero trámite, en comunión con la afición vizcaína y que no se produzca ningún golpe en la línea de flotación en los primeros pasos del proyecto de José Ángel Ziganda. Una eliminación sería un enorme tortazo para este grupo que, de nuevo, se ha marcado la segunda competición continental como la manera de volver a echar a la calle a la hinchada.

Noticias relacionadas

Los vizcaínos ya saben qué es lo que deben hacer para no conceder ni un gramo de esperanza a la escuadra de Cosmin Contra. Regresaron con la lección aprendida: seguir el modelo de la primera parte en la capital rumana, cuando el Athletic se convirtió en el amo y señor del encuentro, controló los tiempos, la velocidad y el ritmo del partido ante un oponente a su merced. Colocó, por tanto, sobre el césped los atributos que ‘Cuco’ quiere que muestre su tropa: un fútbol de control, dominador, con una brutal capacidad para presionar al rival y replegarse, y un gusto exquisito por encontrar el éxito en las jugadas de estrategia. De hecho, así llegó la diana de Aymeric Laporte, la primera diana oficial de la etapa del técnico de Larrainzar en la escuadra vizcaína, y el sábado en Leioa, San José abrió en un córner la victoria ante el Reus.

El mismo grupo

El objetivo, de este modo, es tirar del habitual espíritu en La Catedral, con la iniciativa para los locales, como recordó Etxeita el lunes. Saben que de nada sirve especular, es más, este equipo sufre si no disfruta de la pelota. Por eso, a pesar de que el 0-0 le vale (el 1-1 provocaría la prórroga, y a partir del 2-2 los llantos), el Athletic mirará a la meta de su oponente sin reparos.

A pesar de los dos entrenamientos a puerta cerrada -uno de ellos, el martes, en San Mamés-, Ziganda parece que tiene claro que, en líneas generales, repetirá la alineación del National Arena -así lo hizo el lunes en una sesión con público- en este partido de vuelta para el que el club ha tratado de incentivar la presencia de público en la grada, con descuentos posteriores en la fase de grupos para los socios si ocupan su sitio, y precios, en cierta manera, populares, de 15 a 65 euros, para el público en general. A priori, continuará Iago en la portería vizcaína, ya que parece el elegido para disputar los dos torneos de eliminación.

Las claves

El plan
Los rojiblancos deben seguir el modelo de la primera parte en Bucarest, cuando dominaron al rival
El equipo inicial
Ziganda mantendrá en el once a los jugadores que empataron en la ida en tierras rumanas

En la defensa, tampoco se atisban variaciones, ya que Etxeita cumplió como pareja de Laporte atrás, e incluso fue el asistente del francés en el tanto vizcaíno. Beñat, el timón, y Vesga, la acertada apuesta de Ziganda, serán el enlace entre la zaga y la vanguardia del equipo. Y aquí se puede producir un cambio: Susaeta, aunque el lunes probó con él, estuvo desaparecido en Bucarest, y existen varias alternativas para ocupar ese lugar en la banda derecha. Lekue, Sabin e incluso el propio Williams, aunque quizá esta opción sea una pizca precipitada y ‘Cuco’ prefiera meter en el campo al veloz atacante bilbaíno, en buena forma como demostró en Sarriena, en función de las necesidades, de lo que dicte el marcador. Sería una buena noticia que no tuviera que echar mano el preparador de este hombre que se estrenó con gol, o que si lo hace sea solo para darle minutos, para que atrape el tono físico en sus piernas y dé un paso más hacia su puesta a punto. Muniain, el hombre más en forma y con ganas de liderar a los rojiblancos -se cumplen ocho años y cuatro días de su estreno en otra previa continental-, Raúl García y Aduriz buscarán perforar la meta de Penedo.

Con esta alineación, el Athletic desea hacer valer esa condición de favorito que, desde el principio, le concedieron Contra y compañía, que prometen valentía pero a ver qué planteamiento plasman. Saben los bilbaínos que el pase está en su mano, que depende de ellos: si el encuentro de esta noche se mueve en los parámetros de la segunda parte de Rumanía será complicado obtener un hueco en el sorteo de mañana en Suiza. De ahí que Ziganda les haya mentalizado, y con una semana más de preparación, el aguante físico se espera que sea algo mayor. Esto es, que no se produzca un derrumbe, que lo que tiene trazas de ser una noche de mínima celebración por cumplir con la primera meta de la temporada no se embarre y se convierta en una tortura, en un lastre que puede pesar a lo largo de la campaña.

Se agotan las 3.000 entradas para el público general

El club anunció ayer que en las taquillas se han agotado las entradas puestas a la venta, a excepción de las de la zona VIP. En torno a 4.000 personas han adquirido localidades. Ello pese a que el duelo se disputa en plenas vacaciones de agosto y que el Dinamo no es un equipo que genere interés entre los aficionados.

El aforo de San Mamés es de 53.000 localidades, aunque 3.000 de ellas son de gradas VIP. El club además tiene que destinar un 5% de las localidades a los visitantes, en torno a 2.500. Con 44.500 socios, las localidades que se ponen en taquillas rondan las 4.000.

Los socios del club tienen acceso gratuito al estadio y además serán incentivados con entradas más baratas en la posible fase de grupos. Los que ocupen sus localidades -ellos mismos o por préstamo del carnet- durante las dos posibles rondas previas de clasificación acumularán un 20% de descuento en la compra de las entradas o del abono para la fase de grupos.

El Athletic remitió 1.000 entradas a Bucarest, pero no se han vendido todas. 600 hinchas del Dinamo se situarán en las gradas visitantes y 200 tendrán entradas VIP de la tribuna.

Fotos

Vídeos