«Este equipo nunca se rinde», elogia Ziganda

Ziganda, durante la rueda de prensa. / IGNACIO PÉREZ

El técnico del Athletic resalta antes del crucial duelo de este jueves «el compromiso del vestuario con el club y lo que representa»

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANOENVIADO ESPECIAL. LVIV

El crucial duelo de este jueves comenzó con un mal augurio para el Athletic. El equipo se atascó. Su autobús se vio metido en el caótico tráfico de esta ciudad de 750.000 habitantes. La visita del presidente del país, Petró Poroshenko, agravó la situación del tráfico rodado. El autobús del equipo llegó con media hora de retraso al Arena Lviv. «Disculpen», se excusó ‘Cuco’ Ziganda al entrar en la sala de Prensa.

El Athletic aterrizó en Lviv en una situación muy delicada. La pasada semana quedó eliminado de la Copa. Un segundo mazazo en seis días supondría un cataclismo de gran envergadura en el club. «Lo hecho hecho está. No hay que pensar en lo que nos ocurrió en la Copa. Tenemos toda la ilusión del mundo por clasificarnos».

No estaba muy locuaz ayer el entrenador rojiblanco. Es consciente de que no es el momento de las palabras, sino el de los hechos. El vestuario quedó tocado tras el desastre del Formentera, pero Ziganda mira hacia el futuro inmediato con optimismo.

Europa League

«Veo al equipo, y yo me identifico con ello, con muchas ganas e intentando hacer cosas. Es evidente que no podemos estar contentos con los resultados, pero este equipo no está rendido. El equipo quiere, quiere, siempre va y no se rinde nunca», reflexionó al ser cuestionado por el estado anímico de sus jugadores. Y, en su respuesta más extensa, añadió que «no estamos contentos, pero sí con muchas ganas de que nos salgan las cosas».

Más parco se mostró el técnico navarro cuando se le pidió que resumiera en uno los motivos para el optimismo. Miró hacia el vestuario y señaló: «El compromiso del equipo con el club y con lo que representa».

El entrenador da vueltas a la ruleta sin encontrar una solución. Se ha encontrado con problemas gravísimos, como la recaída en el cáncer de Yeray, y lesiones de amplia duración como la de De Marcos, Muniain y Beñat. Ha dado la oportunidad a todos sus jugadores (a excepción de Kike Sola, con el que no cuenta), pero la sensación de campaña en crisis le persigue.

En Lviv buscó en el partido del sábado ante el Real Madrid un punto de referencia. «Ese duelo nos acerca a lo que queremos». Uno de los mejores argumentos de los suyos en el 0-0 del clásico fue su firmeza atrás. «Podemos jugar bien o mal, pero debemos ser un bloque sólido en defensa porque no nos interesan partidos abiertos y de correcalles».

El Zorya dio la gran sorpresa en San Mamés en la ida. «Desde que perdimos ese día, tenemos claro que nos la jugaremos aquí», dijo el entrenador rojiblanco.

En Bilbao ganó gracias a un ejercicio de contención y contragolpe ante la inoperancia de los rojiblancos. «Saldrán a por el partido y a intentar asustarnos. No podemos jugar a especular, sino a ganar», pidió Mikel Rico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos