Fútbol

Ziganda repite once en busca de la clasificación

Vesga, durante el encuentro de ida.

Williams se queda en el banquillo del Athletic ante el Dinamo Bucarest

J.O. DE LAZCANO/G. CUESTA

Sin sorpresas. Tal y como se preveía, José Ángel ‘Cuco’ Ziganda repite once esta noche en San Mamés. Los rojiblancos reciben así al Dinamo Bucarest (20.45 horas) con el mismo once con el que empataron a uno en la ida.

Esto significa que Williams queda en el banquillo en su primera convocatoria de la campaña. Ziganda ya advirtió ayer que no estaba para jugar noventa minutos y que lo más probable es que busque aprovechar la velocidad del interior en la segunda parte para romper el partido cuando el rival se encuentre más fatigado. El que sí está en el once es Iago Herrerín bajo palos, una apuesta del técnico navarro para esta previa a pesar de la reciente incorporación de Kepa Arrizabalaga.

El Athletic busca la clasificación con Iago Herrerín; De Marcos, Etxeita, Laporte, Balenziaga; Mikel Vesga, Beñat; Susaeta, Raúl García, Muniain; y Aduriz. En el banquillo estarán Kepa, Bóveda, Lekue, San José, Williams, Sabin Merino y Aketxe.

El gol a domicilio de Laporte supone un cierto margen de seguridad para la plantilla rojiblanca, que sabe que en San Mamés contará con el calor de la grada. Muy diferente al bochorno vivido en el 'invernadero' de Rumanía.

«Jugar en campo contrario»

Eso sí, el vestuario asume que no puede pecar de un exceso de confianza y tratará de que la eliminatoria sea un mero trámite para que este escollo no se convierta en un infierno para un Ziganda que da sus primeros pasos al frente del primer equipo. Y es que perder el tren de Europa sería un enorme tortazo para este grupo que, de nuevo, se ha marcado la segunda competición continental como la manera de volver a echar a la calle a la hinchada.

Los vizcaínos llegan con la lección aprendida: repetir el primer tiempo de Bucarest para neutralizar a la escuadra de Cosmin Contra. «Nos piden jugar en campo contrario», señalaba Ziganda. Toda una declaración de intenciones de un Athletic que espera llevar el peso del partido: presionar al rival y replegarse para tener la posesión y encontrar el éxito en las jugadas de estrategia. Otro factor importante será conseguir que el aguante físico sea mayor y no se produzca un derrumbe en el segundo tiempo como en Rumanía. Es la fórmula para hacer valer su condición del favorito y avanzar en su lucha por Europa.

Fotos

Vídeos