Ziganda se despide «frustrado, decepcionado y triste»

Cuco Ziganda se ha despedido hoy del banquillo./Manu Cecilio
Cuco Ziganda se ha despedido hoy del banquillo. / Manu Cecilio

El técnico rojiblanco se despide del equipo admitiendo ser el «responsable», pero con la sensación de que el club sabrá reponerse la próxima temporada

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

No ha sido la temporada soñada para Cuco Ziganda. Ni mucho menos. El técnico rojiblanco ha dirigido al peor Athletic de los últimos once años, una losa que pesa mucho al final del curso. Deja el banquillo «frustrado, decepcionado y triste». Pero no echa balones fuera. Asume las culpas: «El responsable soy yo. No he sido la solución de un equipo que necesitaba algo».

Pese al mal sabor de boca que le ha dejado la temporada, el técnico navarro confía en que el equipo sepa darle la vuelta a la situación el próximo curso. «La plantilla tiene mucho más», ha puntualizado en la rueda de prensa posterior a la derrota por la mínima ante el Espanyol.

Más información

«Este club es diferente, y en lo malo también», ha señalado Ziganda. El técnico se ha despedido del banquillo con una monumental pitada al final del encuentro. Los resultados no han llegado ni siquiera en el último suspiro. De hecho, no se ha escondido cuando las gradas han protestado con todas sus fuerzas. En vez de retirarse al vestuario, se ha quedado en el campo porque le parecía «que tenía que estar con los jugadores en el campo».

«Esto desgasta a todo el mundo, y no es bueno para nadie», ha admitido el entrenador en referencia a los malos resultados cosechados este año. «El partido ha sido un fiel reflejo de la temporada», ha reconocido. «Últimamente no hemos sido capaces de remontar ni en juego ni a nivel mental y cualquier golpe nos noquea».

«Como socio diría 'qué año más pobre'. Y como entrenador, también. La oportunidad que tenía era increíble y no ha salido nada bien», ha dicho tras su último encuentro al mando del equipo.

¿Lo mejor del día de hoy? Que se acaba el curso y que hay tiempo para corregir errores. «Se van a encender todas las alarmas». En dos meses se hará borrón y cuenta nueva. «Quiero pensar que ha sido un pico bajo y que el año que viene con más sosiego, entrenador nuevo y expectativas renovadas se le va a dar la vuelta», ha valorado. «En julio todo el mundo empieza de cero». Eso así, esta vez sin Ziganda en el banquillo rojiblanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos