Ziganda: «Sabemos que la gente será justa con nosotros»

Ziganda: «Sabemos que la gente será justa con nosotros»
BORJA AGUDO

El entrenador rojiblanco promete que el Athletic se partirá el alma por ganar al Las Palmas y dar una imagen diferente

Robert Basic
ROBERT BASIC

«Una final». Óscar de Marcos condensó en estas dos palabras el significado del partido de esta noche contra el Las Palmas en San Mamés, donde el Athletic buscará lavar su imagen después de las lamentables actuaciones ante el Eibar y el Girona. Demasiadas finales ligueras, coperas y europeas está jugando esta temporada el conjunto rojiblanco. Algunas las ha ido salvando y otras no, pero hoy además de ganar al vicecolista debe convencer y transmitir sensaciones positivas a una grada que ha aguantado con estoicisimo sus apuestas erráticas y vacías de fútbol. Lo sabe muy bien José Ángel Ziganda, quien en su comparecencia de ayer hizo un guiño a San Mamés y prometió que el equipo se partirá el alma en busca de los tres puntos y de una actuación acorde con su potencial. «Nuestro único y gran objetivo es ganar y agradar a la afición», deslizó el técnico, quien no avanzó su hoja de ruta en forma de alineación y se limitó a decir que tanto De Marcos como Kepa «tienen posibilidades» de ser de la partida o, al menos, de participar.

«Somos conscientes de que los últimos dos partidos no han sido nada buenos. Nos ha costado muchísimo y los contrarios han sido mejores», admitió el preparador navarro. El Athletic necesita vencer y convencer ante los canarios y dar un poco de tregua a su fatigada y paciente afición, que asiste entre resignada y desmoralizada a un espectáculo pobre y sin visos de mejora. Claro que sueña con una reacción y un estallido de carácter que propulse a los rojiblancos en la clasificación y les haga jugar como pueden y saben. Pero pasan las semanas y nada o poco cambia, solo promesas de evolución incumplidas. ¿Hay ansiedad en la plantilla? «No sé si esa es la palabra, pero lo que sí hay son ganas. Corremos demasiado y con poca cabeza. Queremos estar en todos los sitios y eso tampoco hace falta para mantener las zonas ocupadas. No jugamos todo lo fluido que nos gustaría y las ganas nos llevan a la precipitación», analizó el navarro.

Es consciente de que está en una situación delicada y que las críticas no paran de señalarle, de situarle en el ojo del huracán, pero no teme la respuesta de San Mamés porque, según avanzó, «estamos tranquilos ya que sabemos que van a ser justos con nosotros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos