Adiós a una mujer generosa

Muere Carmen Zarraonaindia, hija del mítico Telmo

Carmen y su hijo Lander, la imagen de la felicidad./
Carmen y su hijo Lander, la imagen de la felicidad.
JAVIER DIAGO ELORDUYHermano de la Cofradía de Begoña

El pasado día 7 falleció Carmen Zarraonandia Beldarrain, hermana de paso de la Cofradía de Nuestra Señora de Begoña e hija de nuestro querido y recordado Hermano Mayor Honorario Telmo Zarraonandía, 'Zarra'. Carmen perteneció al primer grupo de mujeres cofrades que, en 2001, cargó sobre sus hombros una imagen de la Semana Santa Bilbaína, el Cristo de la Humildad, por las cuestas de Begoña, con una fuerza y un entusiasmo que contagiaba a quienes le rodeábamos.

Sobre todo, Carmen vivió siempre para los demás. Primero, entregada en cuerpo y alma a su familia: sus hijos Adriana y Lander, su madre Carmen, su padre Telmo y sus abuelos hasta que fallecieron, su hermana Elena (tan gemelas),... Después, entregada a sus amigos, siempre dispuesta a ayudarles en los momentos duros, dándoles su tiempo y su esfuerzo, con su casa siempre abierta. Finalmente, a todos los que tuvimos la alegría de conocerle y tratarle. Bondadosa, fiel amiga, generosa, son los adjetivos que hoy le dirigen. O, como dicen sus hijos, «un torbellino, terriblemente sexy y horriblemente generosa».

Y, todo esto, con una pasión incontenible, pura pasión intacta. Carmen vivió siempre «a corazón abierto», a flor de piel, plenamente consciente de que el amor entregado y recibido es la única forma de vida inteligente y plena, transmitiendo así, con su vida, la Buena Noticia de que seremos salvados por el Amor.

Temas

Begoña