Adiós a Tirapu, el 'Cañón' de Lezama

Un entrenamiento en Lezama./Web del club
Un entrenamiento en Lezama. / Web del club

El fallecimiento del exleón navarro, con 66 años, golpea a la familia rojiblanca que lo vio pelear en San Mamés entre 1977 y 1983

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

La melena de Tirapu no ondea al viento. Adiós, 'Fernando Cañón', como conocían cariñosamente al navarro sus compañeros de Lezama; esa amalgama de jóvenes y veteranos, de canteranos y fichajes, con quienes el Athletic emitió poderosos destellos entre dos momentos estelares. Uno de ellos, la final de UEFA con la Juve en 1977 -que Tirapu no vivió, porque no llegó a Lezama hasta la campaña siguiente- y el otro, el primer campeonato de Liga de la era Clemente, el de 1982-1983, el último curso del navarro en San Mamés.

Fernando Tirapu Arteta, natural de Pamplona y pieza entre 1977 y 1983 de un Athletic que escribió con buena letra en su Libro de Oro, falleció el pasado sábado en la capital navarra la edad de 66 años, según informó el club en una nota difundida ayer a través de su web. Ibaigane no dio más detalles, aunque los amigos del exfutbolista estaban al tanto de que convalecía una larga enfermedad. «El Athletic Club desea transmitir sus más sentidas condolencias a la familia y a las personas allegadas al ex jugador», decía el comunicado, sobre el que se proyectaron en la tarde de ayer la sorpresa y el dolor de la masa social rojiblanca.

«Un gran amigo»

Porque la pérdida de Tirapu, que tras pasar por el Athletic se retiró en Osasuna en 1985, del que nos quedan sus 204 partidos y cinco goles como centrocampisa y lateral derecho, causó una honda tristeza en los jugadores que compitieron a su lado, a las órdenes, por este orden, de Koldo Aguirre, el austriaco Helmut Senekowitsch, Iñaki Sáez y Javi Clemente. Uno de sus compañeros, Dani, apenas pudo contener la emoción al conocer la noticia. «Ha sido un golpe inesperado, muy fuerte. Siempre fue un gran amigo. No puedo decir más. Mis condolencias a la familia», declaró el de Sopuerta.

Tirapu, de pie, en la esquina superir derecha.
Tirapu, de pie, en la esquina superir derecha. / EL CORREO

Fernando Tirapu hizo muchas y buenas amistades durante sus seis años en el Athletic, gente que ayer lo recordó con afecto. Txetxu Rojo destacó la estrecha relación que los unía a ambos y lo «alegre y divertido» que era el navarro. «Es un día muy triste para el Athletic», confesó. Andoni Goikoetxea relató cómo Tirapu se ganó el apodo de 'Fernando Cañón' en la plantilla. «Compartíamos habitación en Lezama -prosiguió el exdefensa del Athletic-. Era bravo y rápido. Gastaba muchas bromas, todos lo apreciábamos».

La ficha

204
partidos disputó Fernando Tirapu en el Athletic en seis temporadas entre 1977 y 1983.
5
goles marcó durante su paso por el club rojiblanco.
Nacimiento
Fernando Tirapu Arteta nació en Pamplona el 7 de noviembre de 1951.
Antes de San Mamés
Comenzó en el Oberena (69/70), pasó a Osasuna (desde 1970 a 1974) y fichó por el Valencia en 1974/75.
Athletic
Llegó en 1977/78, después de la final contra la Juve. Fue habitual de las alineaciones hasta la última temporada (82/83), en la que apenas jugó. Regresó a Osasuna, donde se retiró en 1985.

Fernando Tirapu fue uno de los fichajes de aquel Athletic de los años setenta que combinó la cantera con la búsqueda del talento vasco desperdigado fuera, la famosa 'operación retorno' (Lasa, Churruca, Irureta). Cuando desembarcó en La Catedral, el navarro había firmado un extenso currículum que arrancó en el fútbol de bronce con el Oberena (temporada 69/70) y prosiguió en Osasuna, club en el que compitió durante las cuatro campañas siguientes en Tercera y Segunda. El gran salto lo dio Tirapu en 1974/75, cuando fichó por el Valencia y se convirtió en asiduo de las alineaciones insertado en el centro del campo y dejando el virtuosismo a Claramunt y Planelles.

Fernando Tirapu, ya retirado, en una entrevista con EL CORREO.
Fernando Tirapu, ya retirado, en una entrevista con EL CORREO. / MONTXO A. G.

La misión del recién llegado consistiría en robar el balón y pasarlo de inmediato a Claramunt. Sin ser un gran técnico, sabía a qué había que jugar y derrochaba esfuerzo físico, permitiendo de ese modo que sus compañeros brillaran. En el Athletic, adonde llegó en la temporada 1977/1978, justo después de la final contra la Juve, desempeñó ese papel y el de lateral derecho. A Tirapu lo describían los entrenadores como un gran recuperador de balones al que podía situar en varias posiciones, un futbolista al que ayer comparaban en cierto modo con Óscar de Marcos.

Han pasado décadas, pero en Mestalla no han olvidado a Tirapu. Sobre todo, cómo Ladislao Kubala estuvo a punto de convocarlo a la selección cuando militaba en el club che, aunque debió de pesar en su contra que no marcaba goles. En el palmarés del navarro lucen algunos marcajes que, bajo la disciplina del Valencia, hizo a Johan Cruyff. En particular, el de la segunda vuelta de la temporada 1974/75. Los que vieron aquel Valencia-Barça (1-0) dicen que Tirapu anuló al holandés sin comportarse como los italianos Gentile o Scirea con Diego Armando Maradona. Era su derroche de energía lo que apreciaban los valencianistas y lo que le granjeó el cariño La Catedral, donde hoy todos lloran a Fernando.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos