Aduriz y Gimbert serán los más veteranos de las dos Ligas

Aduriz y Gimbert serán los más veteranos de las dos Ligas

El Athletic no solo fabrica promesas; la próxima campaña aportará los jugadores más longevos del torneo Santander e Iberdrola

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Aritz Aduriz y Vanesa Gimbert tienen contrato con el Athletic hasta que cumplan los 39 y 40 años, respectivamente. Lo dicen las renovaciones que ambos han firmado con el club rojiblanco; la de la jugadora, anunciada ayer en la web junto a las de sus compañeras Jone Ibáñez y Ainhoa Álvarez. Son decisiones de Ibaigane que tienen un gran significado, porque el ariete de la plantilla masculina y la defensa del Athletic femenino -él de Donosti, ella de Bergara- encarnan la longevidad profesional, no sólo en Lezama, sino en las ligas Santander e Iberdrola, en las que ambos futbolistas van a ser los más veteranos la próxima temporada. Y es más, la segunda de mayor edad en la Liga femenina será la también rojiblanca Erika Vázquez (36 años). El Athletic puede presumir no sólo de producir promesas de cantera, sino de mantener en sus filas a los más viejos del lugar.

Pero la supervivencia deportiva no garantiza que la fortuna sonría a todos por igual. Si Aduriz -con 38 años cumplidos en febrero pasado- cerró la campaña 2018/2019 lastrado por las lesiones sin alcanzar el punto de forma, Gimbert -que cumplió 39 años el mes pasado- experimentó el proceso inverso, con un rendimiento que para sí quisieran las jugadoras que empiezan. Porque a las órdenes de Joseba Agirre ella ha disputado todos los partidos de la temporada pasada (2.700 minutos). Tiene en su haber 81 choques consecutivos como rojiblanca.

«Fuera de lo normal»

«Vanesa es un caso fuera de lo normal», declaró Iraia Iturregi, ex preparadora física del Athletic femenino, hoy al frente de la segunda plantilla de chicas. En su opinión, a la de Bergara la está ayudando la genética y haber sabido cuidarse. Con seis temporadas de rojiblanca, fichada del Espanyol, había acumulado experiencia con anterioridad en Rayo Vallecano, Sevilla, Estudiantes, Levante... Y es posible remontarse más atrás hasta sumar un cuarto de siglo compitiendo desde los 14 años.

La última campaña la ha cerrado Gimbert con seis goles, uno menos que los que anotó en 2015/2016, cuando el Athletic ganó su última Liga Iberdrola. El concurso de Vanesa fue relevante entonces -disputó 29 de los 30 partidos- y no ha dejado de serlo ahora. «Ha tenido muy pocas lesiones», subrayó Iturregi, que destacó de la futbolista su meticulosidad en los entrenamientos. Saber dosificarse y pasar siempre por el fisio han sido otros factores que la han ayudado a ejercer el liderazgo en la zaga de las leonas.

A Aduriz, sin embargo, las lesiones le han impedido rozar siquiera ese cénit goleador con el que asombró a La Catedral en 2016/2017, cuando marco cinco tantos al Genk en la Europa League (tres de penalti, como él se encargó de reconocer). Una noche aquella que vio el nacimiento de su segunda hija. Dos temporadas más tarde ha cerrado la taquilla del vestuario con dos goles en Liga y cuatro en Copa.

Esos tantos son una gota en su bagaje global de 171 dianas en once temporadas en el Athletic en dos etapas. Y no empequeñecen sus dos años como máximo goleador de la Europa League. Todo ello producto de una tardía maduración digna de estudio como la de Gimbert, compañera de Aduriz como rojiblancos y también como colegas de generación. Ambos confirman que Lezama también es de los veteranos.