La afición del Athletic se deja sentir en Östersund