Va por ti, aitite

Jon Rahm se despide de su abuelo Sabin, exdelegado del Athletic, con una emotiva entrada en su blog personal de la Federación vasca

Jon Rahm visitó a su aitite Sabin el mes pasado,antes del Open Británico. /familia rahm
Jon Rahm visitó a su aitite Sabin el mes pasado,antes del Open Británico. / familia rahm
JON RAHM

No tengo ninguna duda de que ha puesto a todo el mundo ahí arriba en fila a ver golf. Me lo imagino hablando con todos, explicando qué es un birdie y un eagle y orgulloso contando historias de su nieto.

Fijo que ya son todos del Athletic Club. Leones de siempre y para siempre. Porque así era Sabin, con una personalidad arrolladora, divertido, entrañable. Se hacía querer y respetar por todos, así que seguro que han formado ya una buena peña y andan con él haciendo la ola al grito de «¡Athleeeeeeeeeetic!».

Por desgracia todos, antes o después, probamos la amarga medicina de perder a alguien cercano. Yo creo que se hace mucho más duro cuando estás lejos, a muchos kilómetros y no has podido estar cerca todo lo que te hubiera gustado en los últimos tiempos. Me cuesta aún hablar de él sin emocionarme. Creo que me va a costar siempre. Pero hoy es el protagonista. Me refiero, claro, a mi aitite. A Sabin Rahm. Aunque aclaro desde el principio: Sabin no era el abuelo de Jon, sino que Jon ha sido, es y siempre será el nieto de Sabin.

Nunca olvidaré que fue él quien me llevó a mi primer campeonato de España Alevín. Fue en Reus, en el campo Aigüesverds. Íbamos los dos con mi amama y mi primo. Recuerdo que me impresionó mucho ver a los jugadores allí que tenían hándicap 0. No me lo podía creer. Y yo con hándicap 10. No recuerdo quién ganó, pero el líder tras la primera jornada era Álvaro Veiga con cuatro bajo par y el líder antes de la última ronda era Eder Moreno. Yo no jugué muy bien. Entonces no me enteraba de nada… Tengo un gran recuerdo de mi aitite aquella semana, aunque no sé si él pensaría lo mismo, ya que le dieron un golpe por detrás en el coche mientras íbamos al campo y nos tuvimos que hacer la vuelta a Barrika en taxi.

Cuando tenía 14 años, el día antes de ir a la Blume, llegó a casa y me hizo un regalo que es de lo mejor que me han hecho en la vida. Como sabréis, Sabin era delegado en el Athletic Club y me dio un brazalete de capitán del Athletic. ¿Os lo podéis imaginar? ¡Tenía 14 años y era el niño más feliz del mundo! El brazalete ya no me entra en el brazo, pero lo llevo siempre conmigo. Es lo primero que meto en la mochila cuando salgo de viaje. Esté donde esté.

Seguro que por allí arriba ha montado ya alguna partida de canasta. Nos encanta en casa, hemos organizado campeonatos a cara de perro, hacíamos parejas y él siempre quería jugar conmigo. Y cómo jugaba… Y cómo competía. A ninguno de los dos nos gusta perder. Me han dicho en casa, y me encanta cuando me lo cuentan, que cada vez que en televisión han sacado algún enfado mío en el campo, siempre decía: «¿Veis? Esa mala leche la ha sacado de mí». Tengo claro que mi carácter de supervivencia me viene por mi aitite y no puedo estar más orgulloso.

También andará dando lecciones de ciclismo, cómo no. Era una enciclopedia. Estaba pegado a la tele en las etapas del Tour y de la Vuelta desde que empezaban hasta la llegada, y se lo sabía todo, los nombres, las trayectorias, quién iba mejor, quién había sumado más puntos… Ahí conectaba muchísimo con mi primo Íñigo, que es un fanático del ciclismo. A mí también me gusta, pero sobre todo las etapas de montaña.

Cuando lo vi por última vez, antes del Open Championship de Carnoustie, recuerdo que no se creía que estuviera allí. Fue poco antes de que lo operaran y tenía la sensación de que estaba viendo una película, como si me viera por televisión. No se podía imaginar que su nieto, que vive tan lejos, estaba allí. Fueron unos momentos muy bonitos, emotivos y muy especiales. Hicimos todo lo posible por reírnos, y lo conseguimos, así que es un recuerdo precioso.

Hay una escena con él que jamás olvidaré. Yo pasé una vergüenza tremenda en ese momento, pero ahora lo recuerdo con muchísimo cariño. Fui a Lezama a ver un entrenamiento del Athletic Club pocos días después de ganar mi primer Puntuable Infantil del País Vasco en Larrabea. Cuando acabó la sesión, nos fuimos a la puerta a intentar que algún jugador me firmara un autógrafo. Claro, todos se paraban al ver a Sabin y firmaban. Como para no hacerlo. Era el jefe. Cómo se cuadraban con él. Qué respeto y qué cariño. Qué bonito. Lo que me dio mucho corte es que a todos los futbolistas que iba parando les iba diciendo, mirad, este es Jon, y acaba de ganar un campeonato infantil de golf. Yo creo que entonces sólo Gurpegui y 'Etxebe' sabían algo de golf, así que me puedo imaginar la cara de alucinados de todos. Yo no sabía dónde meterme, pero hoy el recuerdo es de mucho orgullo, sobre todo por el cariño con el que trataban a mi abuelo y por la satisfacción con la que hablaba de mí.

No tengo ninguna duda de que lo está supervisando todo desde allí arriba para que a ninguno de los suyos les falte de nada. Seguro que está aliado con la Virgen de Begoña que me regaló y que tengo siempre en mi mesilla de noche o la estampa de ella que llevo en la cartera para que nos vigile. Siempre estará con nosotros.

¿Qué sería de nuestras vida sin sus míticos chistes? El de los loros o el del violín. Siempre los mismos. Siempre iguales. Siempre nos reíamos. Seguro que allí arriba se los saben ya de carrerilla. Aitite, gracias por todo. La próxima victoria va por ti. ¡Athleeeeeeeeeeeeeeeeetic!

La ficha

Sabin Rahm Saez de Buruaga
falleció el domingo 12 de agosto, a los 86 años, mientras su nieto Jon disputaba la jornada final del PGA en St Louis. Delegado del Athletic 35 años, a su lado crecieron generaciones de leones durante cuatro décadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos