«La ambición del equipo es entrar en Europa, sin ninguna duda»

Pretemporada del Athletic en la localidad holandesa De Lutte. En la imagen, Yuri Berchiche./ Juan Echevarría
Pretemporada del Athletic en la localidad holandesa De Lutte. En la imagen, Yuri Berchiche. / Juan Echevarría

Yuri asegura que «sería una decepción» acabar fuera de los puestos continentales y pone en valor la singularidad del Athletic en un marco competitivo cada vez más complicado

ROBERT BASIC

Yuri Berchiche afiló su ambición en el PSG y conserva su punta intacta. Con ella quiere escribir el próximo relato del Athletic, alejarlo de la mediocridad y acercarlo a la excelencia en un mundo cada vez más complejo y difícil de competir, sobre todo para los muchachos que visten de rojo y blanco. El lateral cambió un vestuario plagado de estrellas planetarias por uno de amigos, y se desenvuelve igual de cómodo y hambriento como en el laberinto de París. De ahí que haya afirmado hoy con naturalidad que el objetivo de los bilbaínos es pelear con los mejores y acabar entre ellos, es decir, en puestos que abren las puertas del escaparate internacional. «La ambición del equipo es entrar en Europa, sin ninguna duda», ha manifestado tras el largo entrenamiento matinal en Lezama, de casi tres horas de duración. No quiso emplear la palabra «fracaso», pero dejó claro que quedarse sin el visado continental «sería una decepción» y no está dispuesto a vivir una temporada entre las sombras.

El guipuzcoano dejó el PSG y regresó a Lezama dispuesto a comerse el mundo. Ya es uno de los pilares básicos en el esquema de Eduardo Berizzo y un seguro de vida en la banda izquierda, que será suya en propiedad y en la que dará rienda suelta a su instinto ofensivo. Eso sí, sin descuidar la parcela de atrás. «Me gusta llegar a la zona de remate, sin olvidar que soy un defensa», ha apostillado Yuri, quien se encuentra perfectamente acoplado a la realidad rojiblanca. «Me veo bien. Estoy feliz donde estoy. Tengo unos compañeros fenomenales que lo dan todo por el club y por este escudo. El ambiente es magnífico», ha subrayado antes de ser preguntado por las diferencias entre la caseta parisina y la bilbaína. «Llegué al PSG temblando. Entré en un vestuario plagado de estrellas, pero con el tiempo ves que es gente normal y que te ayudan. Es como aquí, no hay diferencias. Es verdad que allí funcionaban por grupos, brasileños con brasileños, y yo metí en el de los argentinos, por el idioma. Pero es cierto que aquí organizar cenas y hacer grupo es más fácil», ha concedido el de Zarautz.

Solo falta un puñado de horas para que el balón eche a rodar y la Liga 2018-2019 levante el telón. El Athletic deberá esperar hasta el lunes para actuar y Yuri está impaciente por debutar en San Mamés. «Jugaré como local por primera vez y de nuevo en la mejor Liga del mundo. El Leganés viene con una inercia positiva y será un partido difícil. Con el dinero de las televisiones, los equipos pequeños pueden fichar a grandes jugadores», ha advertido el defensa en alusión a los rivales más inmediatos, sin que el argumento suene a excusa. «Jugamos en casa y será importante empezar con sendas victorias», declaró en referencia a los madrileños y el Huesca, segundo conjunto que visitará La Catedral. «El Athletic tiene mucho mérito. Compite contra clubes que se refuerzan genial, con futbolistas 'top'. Es difícil contrarrestarlo y hay que darle valor a lo que hace», ha dicho en relación a la continua presencia en Europa en los últimos años, que volverán a buscar con pasión y entrega.

Preparación física

En este sentido, el lateral izquierdo ha hecho suyas las palabras de Ander Iturraspe, en las que hace poco el centrocampista aludía a la dureza de la pretemporada y afirmaba que se entrenaban «como animales». Yuri ha precisado que la preparación es «muy intensa» y que tiene que serlo porque, a su juicio, «el estilo de juego que queremos desplegar nos obliga a contar con un buen fondo físico y coger el ritmo adecuado. El Athletic presiona arriba y para ello necesitamos condición física», ha explicado, además de reseñar que los esquemas se están estudiando y perfeccionando a través del ejercicio diario y los vídeos. «Aún nos faltan puntos por corregir, pero estamos en el camino por el que queremos ir y buscamos plasmarlo el lunes».

No es ningún secreto que le gusta subir mucho la banda y buscar la zona de remate, algo que agradecerá el ataque rojiblanco. «El año pasado no lo hacía tanto porque tenía a Neymar por la izquierda y no tenía opciones de doblarle. Me gusta ir hacia arriba y apuntar en el plano ofensivo, pero sin olvidar que soy defensa», ha remarcado el lateral, quien ha preferido no meterse en el 'territorio Oyarzabal'. «Mikel es de la Real y ha querido quedarse. Hay que quedarse con los que están aquí y que encima son buenos jugadores», ha zanjado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos