Ernesto Valverde, durante el último partido en San Mamés frente al Valladolid. / EFE

Análisis

Ni monja ni lo otro

Con la versión predominante del Dr. Jekyll, o con el rostro inquietante de Mr. Hyde, el Athletic se va al parón mundialista en puestos Champions

David Salinas-Armendariz
DAVID SALINAS-ARMENDARIZ BILBAOI

Joaquín Caparrós dejó en Bilbao un grato recuerdo. Por su personalidad entrañable y animosa, y por supuesto por su labor en el Athletic. Además de reconstruir un equipo tras tiempos de zozobra, llevarlo a Europa y a una final copera muchos años después, sentó cátedra con su filosofía competitiva. Sus sentencias persisten en la memoria ath

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores